¿Riesgos con la vacuna de la tosferina?

Síndrome Dravet

Según una investigación realizada por expertos de la Universidad de Melbourne (Australia), existen posibles riesgos con la vacuna de la tosferina, siendo esta relacionada con la aparición de una forma severa de epilepsia infantil. De momento son las conclusiones de un primer estudio y todavía deben ratificarse los resultados antes de alertar a los padres para que no vacunen a sus hijos contra la tosferina.

La forma severa de epilepsia infantil sería el denominado síndrome Dravet o epilepsia mioclónica, se trata de una enfermedad que provoca deficiencias en el desarrollo del lenguaje, en las habilidades motoras y dificultades para poder interactuar con otros niños. Los pequeños sufren crisis convulsivas febriles antes de los 6 meses de edad y suelen ser episodios prolongados que duran más de 10 minutos. La evolución de esta enfermedad de carácter severo en la infancia es muy desfavorable y la mortalidad asociada al padecimiento de la enfermedad se cifra en un 18%. Los niños deben ser tratados con distintos fármacos y realizar una dieta especial para poder sobrellevar la enfermedad.

Para llegar a la conclusión de que existen riesgos con la vacuna de la tosferina, los especialistas estudiaron 40 casos de niños que padecían síndrome Dravet y que anteriormente habían recibido la vacuna de la tosferina. Los niños nacieron saludables, tras recibir la vacuna, al cabo de algunos meses empezaron a experimentar ataques epilépticos, podría ser cualquier forma de epilepsia, pero el hecho de tener problemas de motricidad y de desarrollo de lenguaje, apuntó hacia el diagnóstico del síndrome Dravet.

Según leemos en Europa Press, un 30% de los niños desarrollaron la enfermedad a los dos días de recibir la vacuna, algo que obviamente pone en alerta a los expertos, tanto los que tardaron meses en desarrollar la enfermedad tras recibir la vacuna, como los niños que comenzaron a padecerla al cabo de dos días, sufrieron los mismos síntomas y gravedad, la única diferencia en este caso fue el tiempo en el que se desarrolló el síndrome Dravet.

Como decíamos al principio, son necesarias nuevas investigaciones, ya que se ha descubierto que los niños con el síndrome Dravet tenían una mutación del gen SCN1A, gen que codifica la subunidad alfa1 del canal de sodio, un canal proteico presente en las neuronas y cuya disfunción provoca los síntomas antes mencionados. Los especialistas apuntan que la presencia del gen mutado provocaría la enfermedad aunque no se hubiera puesto la vacuna de la tosferina. Entonces ¿por qué ofrecer un estudio que advierte sobre los riesgos con la vacuna de la tosferina?

Como siempre decimos, los estudios iniciales deben ser corroborados por nuevos estudios realizados por otros especialistas, no es la primera vez que se deben rectificar conclusiones iniciales de un estudio, cuyas consecuencias han sido que los padres eviten determinadas vacunas o fármacos ante el temor de que la información vertida sea veraz. A través de la revista científica The Lancet podréis conocer más detalles sobre el estudio.

Foto | Jon Ovington’s photostream

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...