Recomendaciones de uso de los portabebés

Consejos y recomendaciones para hacer buen uso del portabebés, cómo colocar al bebé, qué precauciones hay que tomar para evitar un accidente por asfixia, etc. Toma nota de las recomendaciones proporcionadas por pediatras y por el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas en la Infancia.

Portabebés

El pediatra Francisco Sánchez Prados y el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas en la Infancia han puesto a nuestra disposición, a través de la web de la Asociación Española de Pediatría, un documento con las recomendaciones de uso de los portabebés, en principio de los que son de tela, un pañuelo o foulard, de hecho los denominan ‘cabestrillos portabebés’.

Son los portabebés más antiguos de los que se utilizan en la actualidad, son económicos, facilitan el transporte del bebé y además proporcionan un mayor vínculo entre padres e hijos (en comparación con el transporte en cochecito, donde no hay el mismo contacto). Ahora bien, es imprescindible hacer buen uso los portabebés para evitar accidentes, pues aunque se conocen pocos casos, lamentablemente han fallecido bebés por un mal uso de estos sistemas.

Lo que todos queremos es que haya cero muertes de bebés por el mal uso del portabebés, así que hay que ser siempre cuidadoso en todos los casos, pero especialmente con bebés prematuros, con bebés de bajo peso, con bebés con infecciones en vías respiratorias, con gemelos y en general, con todos los menores de 4 meses.

Según los expertos que nos proporcionan las recomendaciones de uso del portabebés, hay tres tipos de sofocación que pueden provocar estos sistemas de transporte durante los primeros meses del bebé. Los definen así:

1. Por compresión en la nariz y la boca del lactante contra el cuerpo del adulto que lo sostiene con el cabestrillo bloqueando de esta manera su respiración y, consecuentemente, provocando asfixia.

2. Debido a la debilidad de los músculos del cuello en los primeros meses, si la cabeza del lactante se gira hacia delante puede provocar que la barbilla toque el pecho, quedando restringida la vía aérea y limitando el aporte de oxígeno. El lactante no puede llorar y se puede provocar asfixia.

3. Si se tapa con la tela la cara del bebé, el niño puede volver a respirar su propio aire provocando una situación similar a la anteriormente descrita.

Dicho esto, los expertos proporcionan unas normas generales de prevención, destacando que el uso del portabebés no está contraindicado, simplemente advierten de los riesgos de hacer un mal uso de este sistema y proporcionan consejos que esperamos que os resulten muy útiles:

• La cara del niño debe permanecer siempre visible.

• Vigilar con frecuencia su postura.

• Vigilar que el niño respira libremente.

• Evitar que la cara se apoye contra el cuerpo del adulto.

• No utilizar este sistema de transporte en un vehículo.

• Utilizar siempre sistemas portabebés apropiados para el peso y la edad del bebé.

• Se debe comprobar diariamente la tela, las costuras, la presencia de pliegues y los broches o cremalleras del artilugio.

• No se debe utilizar el cabestrillo si se van a practicar determinadas actividades que acarreen riesgo de caídas (subir laderas, montar a caballo, montar en bicicleta, patinar, etc.)

• Evitar zonas deslizantes que puedan ocasionar caídas.

• En el caso de los portabebés de espalda, comprobar que el niño no puede coger cosas peligrosas.

• No cocinar con el niño puesto en el portabebés, por el riesgo de quemaduras.

A través de este enlace (Pdf) podéis acceder al documento oficial y conocer más detalles, así como los ejemplos del uso correcto e incorrecto del portabebés con imágenes.

Foto | Suzanne Shahar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...