Recién nacidos con mucho vello

Muchas madres primerizas desconocen el motivo por el cual sus bebés tienen el cuerpo cubierto de vellos y se preocupan porque quizás para algunos se trate de una característica poco estética, la duda más común es la de saber si ese vello disminuirá en abundancia y el niño será como todos los demás, lo cierto es que en realidad todos los bebés tienen ese tipo de recubrimiento en la piel llamado lanugo, solamente pasa que algunos lo sueltan más rápido que otros.

Durante su gestación en el vientre materno el cuerpo del futuro bebé se recubre de vello, es una protección natural que aparece durante la segunda mitad del embarazo y es el encargado de pegar al cuerpo el manto graso que recubre la piel del recién nacido para darle algo más de protección ya que sabemos que al momento de nacer y durante sus primeros años de vida la piel de los niños es sumamente delicada.

La función de ese vello es muy importante dado que protege el cuerpo del pequeño e impide que la piel se ablande al estar en parmanente contacto con el líquido amniótico y por otra parte contribuye a modo de lubricante al momento del parto ya que la “lana” se recubre el cuerpo es de textura aterciopelada lo que impide que la piel del niño se pegue a la piel de la madre lo que generaría mayor dolor y fricción al momento de nacer. Durante todo ese proceso lo más natural es que la mayor parte del vello se pierda, pero hay casos en los que el vello es más fuerte y puede acompañar al pequeño durante algún tiempo más.

Son los bebés prematuros los que generalmente nacen con todo su lanugo intacto, dado que al nacer fuera de término llegan al mundo con esa protección que se suponía servir al momento de nacer, es posible que en esos casos el vello dure un poco más hasta que el niño vaya evolucionando, de paso representa un cuidado extra para su piel.

Los niños que lo conservan tienen gran cantidad de vello en la espalda, la nuca y los hombros, un vello que si bien es fino se puede ver con gran facilidad gracias a la transparencia de la piel de los pequeños y es importante saber que no hay nada que hacer al respecto, el vello no tiene raíz por lo que poco a poco se irá desprendiendo con el correr de los días, al ponerle o quitarle la ropa, al higienizarlo, desapareciendo por completo generalmente durante las primeras semanas de vida.

Vía | Crece Bebé
Foto | moppet65535 de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,67 de 5)
4.67 5 3
Loading ... Loading ...