Quemaduras solares

Quemaduras solares

La piel del niño es extremadamente sensible a los rayos ultravioleta, cuando no se utilizan cremas con un factor alto de protección o no se renuevan las aplicaciones de forma periódica o después de cada baño aparecen las quemaduras, las partes más delicadas que necesitan más protección solar son pómulos, nariz, espalda y hombros.

La quemaduras suelen aparecer unas dos horas después de la exposición con el sol, la piel se muestra roja y duele al tacto, en ese caso son quemaduras de primer grado, si además apareciesen ampollas o vesículas llenas de líquido la quemadura es de segundo grado, cuando la piel adquiere un tono negruzco es ya una quemadura de tercer grado.

Cuando detectes los primeros síntomas de quemaduras solares saca al niño del sol y colócalo debajo de una sombrilla o en algún lugar a cubierto, aplícale paños de agua fresca sobre la piel para enfriarla, no pongas hielo ni agua muy fría ya que los contrastes de temperatura no son buenos, aplícale crema hidratante para ayudar a la piel a recuperarse.

Si la quemadura es de segundo grado no pinches las ampollas porque aumenta el riesgo de infección, aplica paños de agua fresca sin apretar, si en unas horas no se absorben acude a un centro de salud para que las vea un médico, por supuesto si las quemaduras solares sonde tercer grado acude a urgencias a que le presten primeros auxilios.

Nunca pongas remedios caseros sobre las quemaduras solares aunque en un primer momento alivian los productos como pasta de dientes o aceite pueden adherirse a la piel y favorecer su desprendimiento.

Vía| maessive

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...