¿Qué es un granuloma umbilical?

A veces, cuando se cae el cordón umbilical puede aparecer una masa de color rosado o rojo, probablemente se trata de un granuloma umbilical, una masa de unos 10 milímetros de tamaño. Es un crecimiento anormal de tejido que puede tener que ver con una anterior inflamación del cordón umbilical.

Cuidados del cordón umbilical

Se conoce como granuloma umbilical a una masa o bulto de color rosáceo que aparece en la zona del ombligo de los recién nacidos, una vez que se desprenden los restos del cordón umbilical. Mientras el ombligo cicatriza, se puede apreciar esa masa o bulto con un tamaño de hasta 10 milímetros, que en ocasiones suele estar cubierta de una especie de secreción mucosa o supurar un líquido amarillento.

Hay que aclarar que a pesar de los síntomas descritos, no se trata de una infección, sino de un crecimiento anormal de tejido que se produce en el ombligo, es decir, guarda relación con la forma en la que el tejido va curándose y cicatrizándose. Esto no tiene nada que ver con los procedimientos habituales que se siguen para curar la zona tras el corte del cordón umbilical y no se sabe cuál es el origen de su aparición, aunque se baraja la idea de que el origen sea una inflamación del cordón umbilical.

Su diagnóstico es relativamente sencillo y será el pediatra quien determine si se trata de un granuloma umbilical con una simple observación, sin necesidad de realizar un análisis de sangre, una radiografía u otros procedimientos médicos. En este caso, el tratamiento a seguir es importante, ya que esta masa se convierte en un punto de entrada de microrganismos que pueden causar una infección. Dependiendo de su tamaño y evolución, por ejemplo, se puede aplicar nitrato de plata para secar la masa y dado que no tiene nervios, no provoca ningún daño o molestia al bebé.

Si se produce una infección en el ombligo se detecta rápidamente, la zona aparece enrojecida, tiene mal olor, es probable que la infección provoque fiebre y que el bebé llore cuando se le palpa la zona del ombligo, en este caso, el pediatra prescribirá el tratamiento adicional oportuno. Con el nitrato de plata el granuloma debería desaparecer en dos o tres aplicaciones, pero si no remite, es probable que no se trate de un granuloma umbilical, aunque es raro que esto ocurra. Merece la pena retomar la lectura de este post sobre los cuidados del cordón umbilical y sus posibles complicaciones, a fin de prevenir las infecciones.

Sobre las complicaciones que pueden aparecer, estas guardan relación con el uso del nitrato de plata, ya que puede provocar la quemadura superficial de la piel adyacente a la localización del granuloma, no es que se trate de algo grave, pero preocupa a los padres, ya que los bebés sienten dolor. Por ello es muy importante tener cuidado a la hora de aplicar el tratamiento y evitar tocar zonas que no guardan relación con el granuloma.

A la hora de aplicar el tratamiento es conveniente que se sujete bien al bebé a fin de aplicar correctamente el nitrato de plata, no hay que limpiar la zona con agua u otros líquidos después del tratamiento, ya que facilitaría la dispersión del nitrato y podría provocar quemaduras. Tras su aplicación, hay que esperar unos cinco minutos para asegurarse de que se seca correctamente, posteriormente se cubre la zona con una gasa estéril que deberá fijarse para que la proteja hasta el siguiente tratamiento.

No hay mucho más que decir, no es un problema grave y en la mayoría de casos se resuelve con facilidad y sin complicaciones.

Foto | Pediatría Salud

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...