¿Qué es la roséola infantil o fiebre de los tres días?

Muchos padres se preguntan que es la roséola infantil o fiebre de los tres días, se trata de una enfermedad de tipo vírico que tiene una duración relativamente corta y que se caracteriza por la aparición de fiebre elevada durante tres días y posteriormente la aparición de unas erupciones cutáneas que no provocan picor ni dejan secuelas.

Roséola infantil

La roséola infantil, también denominada sexta enfermedad o fiebre de los tres días entre otros nombres, es una patología que afecta sobre todo a los niños menores de tres años de edad. Esta enfermedad está causada por dos herpes virus, el HHV-6 (Human herpesvirus 6) y el HHV-7 (Human herpesvirus 7), ambos son conocidos como virus de la roséola y se transmiten por vía respiratoria.

Esta enfermedad se caracteriza por provocar una fiebre elevada que ronda entre los 39 y 40º C de temperatura durante un periodo de tres días, inicialmente no existe ningún otro síntoma, salvo en casos muy graves en los que aparecen convulsiones febriles. Al cuarto día la fiebre cesa completamente y aparecen unas erupciones cutáneas de color rosa que se inician en el tronco y se van expandiendo hacia las extremidades superiores y el cuello, posteriormente aparecen en las piernas y finalmente en la cara.

Este tipo de erupciones no provoca picores y duran un par de días. La infección termina resolviéndose sola al cabo de pocos días sin necesidad de seguir un tratamiento y sin dejar secuelas. La roséola infantil se suele incubar durante un periodo comprendido entre los 7 y 10 días desde que se produce el contagio, evidentemente la fiebre elevada es una manifestación que alarma a los padres y dado que el cuadro clínico es similar al de otras enfermedades, puede llegar a confundir a los pediatras, pero en el momento en el que cesa la fiebre y aparecen las erupciones, el diagnóstico no da lugar a dudas.

Como decíamos, no se lleva a cabo un tratamiento, pero sí se van controlando los síntomas como la fiebre a fin de evitar que ésta pueda aumentar más, ya que como sabemos, una temperatura superior a 42° C puede causar la muerte, por ello se utilizan antipiréticos (medicamentos para tratar la fiebre) como puede el paracetamol y el ibuprofeno. Es recomendable que los niños que sufren esta infección y que se encuentran durante el proceso febril, beban mucha agua, por lo demás, no se deben tomar otras medidas.

Con respecto a las erupciones, no necesitan tratarse con cremas o lociones especiales, como ya hemos comentado, no producen picores y no dejan secuelas. Hasta no hace mucho no se sabía qué agente causaba esta enfermedad, ahora se sabe que es por los dos herpesvirus, siendo el de mayor prevalencia el HHV-6, responsable del 90% de los casos.

Dado que se trata de una infección contagiosa, los niños que la sufren deben permanecer en el hogar hasta que haya desaparecido completamente, es decir, cuando desaparezcan las erupciones. Hay que decir que durante el proceso de incubación, también es contagiosa, sobre todo cuando aparece la fiebre, por lo que como precaución, no está de más que ante un proceso febril, se evite el contacto del pequeño con otros niños. Una vez que se supera la roséola infantil o fiebre de los tres días, no volverá a producirse, ya que se genera una inmunización que evitará su aparición en los sucesivos años.

Lo cierto es que a los bebés les afectan diferentes procesos infecciosos causados por virus que no dejan secuelas y que tienen una duración relativamente corta, seguro que no es la primera vez que acudís al servicio de urgencias por el malestar del niño y el médico os comenta que se trata de un virus, sin dar más detalles, y que remitirá en poco tiempo. De estos temas tenemos intención de hablar con más calma, son varias las enfermedades de este tipo que hacen pasar un mal rato a padres e hijos, pero que se resuelven en poco tiempo sin complicaciones.

Foto | Kourtlyn Lott

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...