¿Qué es el síndrome del bebé sacudido y cómo evitarlo?

Reconocer los síntomas del síndrome del bebé sacudido puede ser útil, pero una vez el daño es causado las consecuencias son irreparables en cerebro del niño, por ello no debe permitirse el maltrato de ningún tipo.

Sintomas por lesiones cerebrales infligidas

El llanto de un bebé es simplemente una forma de expresar alguna necesidad, incomodidad o dolor que es preciso saber comprender como padres o como persona a cargo del infante. Lo mejor es guardar la calma para serenarlo y atender su demanda y evitar irritarse porque perder los cabales y descargar contra el niño agitándolo o moviéndolo bruscamente puede dejar lesiones cerebrales irreparables en el pequeño lo que se conoce como Síndrome del bebé sacudido.

Este Síndrome es un traumatismo craneal no accidental. El bebé que es víctima del maltrato puede sufrir lesiones en el cerebro como consecuencia de haber sido agitado violentamente. En los Estados Unidos está entre las primeras causas de muerte en niños de hasta 12 meses de edad.

En España al menos una centena entre el casi medio millón de niños que nacen anualmente son diagnosticados con este síndrome, según datos de la Asociación Española de Pediatría, y de ellos un 10% muere por el efecto de las lesiones.

Síntomas del bebé sacudido

Los niños pequeños tienen una cabeza más grande y pesada en relación al resto del cuerpo, además, los músculos del cuello son débiles y el cerebro está aún desarrollándose, por ello con el efecto de las sacudidas la cabeza del bebé se balancea hacia adelante y hacia atrás y el cerebro choca contra las paredes del cráneo.

En consecuencia los vasos sanguíneos pueden romperse causando algunos síntomas. El bebé puede lucir agitado o estar más irritable que de costumbre. La somnolencia, las dificultades para respirar con normalidad al igual que .la pérdida del apetito pueden ser otros signos.

También se pueden presentar hematomas, vómitos, convulsiones, parálisis y, en casos extremos. el pequeño puede caer en coma. Las lesiones en el cerebro se pueden producir en escasos segundos pero algunas dejan marcas de por vida como la ceguera, la sordera y discapacidades del aprendizaje.

El brutal zarandeo del bebé puede afectar también la medula espinal, el cráneo, las costillas y otros huesos porque el adulto que sacude pesa unas 10 veces más que el niño maltratado, esto es como si ese padre o madre fueran sacudidos por una persona de unos 500 a 800 kilos.

Los nervios pueden jugar una mala pasada al adulto, pero no hay razones para el maltrato, si como padre o cuidador se está en una situación emocional vulnerable lo mejor es recurrir a un especialista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...