Qué es el SAM o aspiración neonatal de meconio

El SAM o aspiración neonatal de meconio es un problema que pueden sufrir entre un 5% y un 11% de los neonatos, básicamente es la aspiración de una mezcla de meconio y líquido amniótico antes de nacer, este líquido tapona parcial o completamente los pulmones de los bebés, pudiéndoles causar diversas complicaciones y problemas de salud.

Síndrome de aspiración de meconio

El SAM o aspiración neonatal de meconio es como se designa a la mezcla del meconio con el líquido amniótico, que es inhalada por el bebé llegando hasta sus pulmones. El meconio es la primera deposición que realiza el bebé tras el nacimiento, siendo diferente a las deposiciones que se realicen posteriormente, es viscosa y de color verde oscuro, está formada por restos de líquido amniótico, células, mucosidad, etc., que el bebé ha ingerido durante su estancia en el útero materno.

Ante un problema como el sufrimiento fetal debido a la reducción del aporte de oxígeno al bebé, se produce una expulsión precipitada del meconio que se mezcla con el líquido amniótico, e irremediablemente termina siendo aspirado por el pequeño alcanzando sus pulmones, lo que puede derivar en una obstrucción de las vías respiratorias, sea de forma parcial o completa pero en todo caso dificulta la respiración.

En un elevado porcentaje de casos no encierra gravedad, en otros sí es grave, depende de la cantidad de meconio que el bebé haya inhalado, de su estado de salud, de si se han producido otras complicaciones en el parto, etc. Durante la monitorización, si se detecta una anomalía del ritmo cardíaco fetal (a causa del sufrimiento fetal), se incrementa en 5’4 veces el riesgo de que el meconio se haya liberado y se haya mezclado con el líquido amniótico. En este caso se actúa con mucha rapidez y el parto suele realizarse por cesárea con el propósito de reducir la cantidad de meconio que puede alcanzar los pulmones del bebé.

El SAM o aspiración neonatal de meconio, también denominado síndrome de aspiración de meconio, es sufrido por entre un 5% y un 11% de los neonatos, siendo mayoritariamente afectados los que son post-maduros y pequeños para su edad gestacional (por cierto, en estos casos se corrige la edad del recién nacido en función de la prematuridad). Según las estadísticas, un 4% de los bebés que sufren SAM mueren, correspondiendo al 2% de las muertes perinatales (muerte de un feto o recién nacido).

Los factores de riesgo del SAM son tener diabetes gestacional, una edad gestacional avanzada, complicaciones con el cordón umbilical, una infección durante el embarazo, etc., todos ellos incrementan el riesgo de que se produzca una liberación del meconio y que termine alcanzando los pulmones del futuro bebé. No sólo hay que destacar la obstrucción de los pulmones, la mezcla de meconio y líquido amniótico es irritante y provoca la inflamación de las vías aéreas, lo que deriva en una inflamación pulmonar o neumonitis, que puede desencadenar una reacción alérgica, en estos casos es necesaria la ventilación asistida. Pero quizá este sea un mal menor en comparación con otras complicaciones asociadas, la falta de oxígeno por el episodio de sufrimiento fetal puede haber causado daños cerebrales, la aspiración de meconio podría causar una presión arterial elevada en la circulación de la sangre por los pulmones, etc.

El tratamiento del SAM o aspiración neonatal de meconio varía dependiendo de cada caso, se han de tener en cuenta diferentes variables, como si tiene un buen aspecto, si su ritmo cardíaco es estable, etc. Los bebés que han aspirado meconio y en principio no muestran problemas, se mantienen en observación durante 24 horas, la razón es que es el tiempo en el que suelen aparecer algunos de los síntomas antes descritos, en otros, los problemas son evidentes y se procede a intervenir según los síntomas.

Foto | jdsmith1021

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...