¿Qué es el percentil 10 en el crecimiento del bebé?

Los percentiles son tablas que ayudan a comparar la talla, volumen y peso de los chiquillos en relación a los de otros de su misma edad y sexo. Hasta los dos años es vital que se haga un riguroso seguimiento a esos datos.

Esto es lo que representa el percentil 10

Durante los primeros meses, es casi obligatorio que lleves a tu hijo al pediatra. Sólo así podrás monitorear su desarrollo, evitar enfermedades y recibir orientación especializada sobre las mejores prácticas para su cuidado, higiene y alimentación. Un aspecto que preocupa muchísimo a los padres, es el crecimiento. Siempre se las ingenian para crear sus propias tablas de medidas, en la pared, en la escalera o en cualquier otro lugar, para evaluar la estatura de sus peques.

Aunque esas prácticas sean divertidas y se conviertan en un acto de complicidad entre papás e hijos, hay que apelar a la ciencia. Los expertos han creado fórmulas y gráficas para calcular la talla, el peso, el perímetro craneal y el volumen correcto de los infantes según la edad, el sexo y la media. Es así como surgieron los percentiles. Gracias a ellos, se describe y compara una medida en relación a parámetros normales que han sido establecidos tras el estudio de niños sanos.

En términos sencillos, los percentiles sirven para determinar dónde se encuentra un niño con respecto a otros. El percentil 50 es la media y significa que el chiquillo pesa o mide lo mismo que el 50% de los niños de su sexo y edad. Pero si el médico determina un percentil 10 ¿Esto que quiere decir? Sigue leyendo y lo sabrás.

Percentil 1o ¿Qué significa?

En sí mismo el percentil 10 no se relaciona con enfermedades. Existen medidas complementarias que evalúan las particularidades, y que sí podrían sugerir la presencia de irregularidades. Tal es el caso de la procedencia del niño y el tipo de alimentación (fórmula o leche materna). Del resto, aunque su ritmo de desarrollo varíe, puede tratarse de un bebé perfectamente sano. El problema surge cuando hay cambios acompañados de síntomas o signos de afecciones.

Si el percentil de tu hijo es 10 no debes alarmarte. Tal medida sólo es un indicativo de que su complexión coincide con la de un 10% de los bebés estudiados. Con el paso del tiempo, tu hijo podrá cambiar de percentil, incluso es normal que refleje fluctuaciones en sus primeros años. ¿Por qué? pérdida del apetito, infección por virus o desórdenes alimenticios. Los percentiles son rigurosamente evaluados en los dos primeros años. Son realmente útiles porque permiten una detección temprana de microcefalia, macrocefalia o hidrocefalia, entre otras condiciones.

Como medida de descarte, el especialista puede recomendar un chequeo, requerir exámenes físicos y revisar el historial médico de la familia. Asimismo, puede consultar sobre la realidad psicosocial de los padres. Partiendo de ello, verá si existe o no la necesidad de hacer una analítica más a fondo. Sucede, por ejemplo, si tras la ralentización del percentil no hay indicios de un equilibrio en un lapso oportuno, si el pequeño está continuamente bajando de percentil o si su peso es menor que el habitual para su estatura.

Lejos de asustarte, consulta con tu médico de cabecera los diferentes factores relacionados con el percentil 10. Comunícale cualquier anomalía y toma las previsiones que sean requeridas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...