Proteger los ojos de los bebés de los rayos ultravioletas

A partir de los 12 meses de edad, es recomendable que los bebés lleven gafas de sol, ya que es el método más eficaz para evitar la acumulación de la radiación solar que resulta acumulativa y que puede causar que en edad adulta padezcan enfermedades oculares. Sobre este tema hablan cada año pediatras y oftalmólogos, algo lógico teniendo en cuenta que es un consejo que no termina de calar y que es desoído por muchos padres.

Gafas de sol para bebés a partir de los 12 meses

Como cada año por estas fechas, toca recordar a los padres que es necesario proteger los ojos de los bebés de los rayos ultravioletas, para ello, un buen recurso son las gafas de sol. Todavía hay padres que no creen que los bebés deban usar gafas de sol, de hecho, la gran mayoría de los bebés no las utilizan, sin embargo, hay que recordarles que pediatras y oftalmólogos recomiendan proteger los ojos de los bebés de los rayos ultravioletas con gafas de sol a partir de los 12 meses de edad.

Cada año se realiza esta recomendación, pero se puede comprobar que son muy pocos los bebés que llevan gafas de sol, los expertos recomiendan que se utilicen cada vez que los bebés salen de paseo y se les saca de la sillita para que empiecen a caminar, momento en el que abandonan la protección de la sombrilla o la capota, exponiéndose a los rayos solares. Incluso en horas menos agresivas donde todavía luce el sol, es conveniente que los niños las lleven, ya que es el mejor modo de evitar que sufran problemas de visión en el futuro.

Las gafas de sol son un recurso valioso para proteger los ojos de los bebés y los niños, la razón es que la pupila de sus ojos es más grande y su barrera defensiva más pequeña que la de los adultos, algo lógico teniendo en cuenta que los ojos están en pleno desarrollo. Como dato a destacar, merece la pena saber que los ojos no alcanzan su madurez hasta que no se cumplen los 25 años de edad. El caso es que la radiación solar a la que se exponen los ojos es acumulativa, algo similar a lo que ocurre con la radiación que recibe la piel, por lo que el riesgo de sufrir enfermedades oculares cuando se alcanza la edad adulta, se incrementa de forma paralela a la exposición a los rayos ultravioletas que reciben los ojos año tras año.

Todos los años se realizan campañas informando sobre la necesidad de que los bebés a partir de 12 meses utilicen gafas de sol, se informa sobre las consecuencias que tiene dicha exposición para la salud ocular y se intenta concienciar a los padres para que no vean las gafas de sol como un complemento estético. Algunos padres consideran que se trata de un modo de aumentar las ventas en favor de los fabricantes de gafas, otros creen que es imposible ponerle gafas de sol a un bebé, ya que es complicado evitar que se las quiera quitar, claro que, hay modelos especiales que se fijan y que son difíciles de quitar, al final los bebés se acostumbran.

Como padres, se debe procurar proteger la salud ocular desde una pronta edad, ya que con ello evitaremos que puedan aparecer en un futuro enfermedades oculares que malograrán la calidad de vida. Hay que recordar que los ojos de los niños son hasta 20 veces más sensibles a los rayos solares que la piel, teniendo en cuenta que los más mayores se exponen más a los rayos solares que los adultos, por jugar al aire libre y disfrutar de los baños bajo un sol abrasador, el grado de exposición a los rayos UV es mucho mayor. Los expertos recomiendan que se utilicen gafas de sol durante todo el año, no sólo en verano, ya que la radiación es acumulativa.

Proteger los ojos de los bebés con gafas de sol

Volviendo a los bebés, lo mejor es acudir al oftalmólogo para pedirle consejo a la hora de comprar unas gafas de sol, sobre la compra, es preferible acudir a un sitio de confianza acreditado, como una óptica, olvidándose de las gafas que se comercializan en mercadillos, bazares u otros lugares, ya que no son garantía de seguridad y protección 100% eficaz. Como se trata de gafas para niños, encontraréis un surtido adecuado a las necesidades, monturas de silicona que no se rompen al caerse y que se adaptan perfectamente, cristales orgánicos que son mucho más resistentes a los arañazos y golpes.

Como en anteriores ocasiones que hemos tratado el tema, volvemos a recordaros algunos consejos que merece la pena tener en cuenta a la hora de comprar unas gafas de sol para los niños:

1.- Adquirirlas sólo en ópticas y canales autorizados.

2.- Exigir la marca CE como garantía de estándar mínimo de calidad.

3.- Ver bien especificado el número de categoría de filtro.

4.- Comprobar que las lentes tengan filtros que protejan de la radiación UV.

5.- Preferir las lentes de alta calidad, que protegen y duran más tiempo intactas.

6.- Las mejores gafas de sol son las que ofrecen la mayor protección lateral posible.

7.- En caso de miopía, hipermetropía o astigmatismo, atención a la compensación óptica de las lentes a la hora de adquirir gafas de sol graduadas.

8.- Son aconsejables lentes marrones o grises (los que menos modifican los tonos).

9.- Las gafas de sol no protegen ante la observación directa de eclipses solares.

10.- Utilizar estuches resistentes a golpes y caídas.

El sol es cada vez más peligroso y adoptar las precauciones que recomiendan los especialistas ayudará a que los niños puedan disfrutar de una vida más saludable cuando sean adultos.

Foto 1 | Rok Lipnik
Foto 2 | Marco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...