Problemas visuales frecuentes en los bebés III. Ambliopía y lagrimeo

ojo-6

Los bebés pueden llegar a presentar diferentes inconvenientes visuales, entre los que comúnmente suele aparecer el estrabismo. De la misma manera que en el caso de la aparición de estrabismo, a partir de los seis meses de vida del bebé, pueden llegar a surgir otros problemas relacionados con la vista, los cuales con un tratamiento adecuado se logran corregir sin secuelas, por lo que es fundamental el diagnóstico precoz.

Es por ello que, como padres, debemos estar atentos y observar detenidamente la forma, los movimientos y demás aspectos relacionados a los ojos de nuestros hijos, con el fin de realizar la consulta médica cuando sea necesario.

A continuación, te contamos cuáles son los problemas visuales más frecuentes en los bebés, que deben ser diagnosticados y tratados adecuadamente.

Ambliopía:

Se estima que más de un 3% de la población mundial sufre de ambliopía, también conocida como ojo perezoso o vago, y que, en la mayoría de los casos, esta enfermedad no ha sido diagnosticada, ya que se trata de un defecto visual imposible de notar a simple vista, debido a que requiere de un estudio ocular especial.

La ambliopía aparece como consecuencia de diferentes afecciones visuales, tales como el estrabismo, distintos defectos refractivos, cataratas no detectadas, párpados caídos, entre otras, y produce la inactividad de uno de los ojos.

Precisamente el ojo que no se utiliza es el que desarrolla la ambliopía. Para remediarlo, se realiza un tratamiento de estimulación, es decir, la colocación de parches en el ojo activo, que permitirá desarrollar la visión en el ojo inactivo.

Cabe destacar que el diagnóstico precoz de esta enfermedad es fundamental, ya que se obtendrán mejores resultados si se trata y se corrige antes de los 8 años.

Lagrimeo:

El llamado lagrimeo, médicamente denominado como epífora, se produce debido a diferentes problemas visuales, ya sea por posibles obstrucciones del sistema lagrimal, o bien por enfermedades graves de la vista, como es el caso del glaucoma congénito.

De acuerdo con los especialistas, las obstrucciones del sistema lagrimal aparecen en un promedio del 5% en los recién nacidos, y, por lo general, desaparece en el 90% de los casos antes de que los pequeños lleguen al cuarto mes de vida.

Ante la detección de este tipo de inconveniente visual, por lo general se realiza un tratamiento de masajes del saco lagrimal, con la debida consulta y evaluación del oftalmólogo. Si el defecto no desaparece antes de los 18 meses de vida del bebé, se deberá efectuar un sondaje lagrimal.

Para conocer otras de las afecciones más frecuentes que pueden presentar los bebés en el desarrollo de su visión, te invitamos a leer la cuarta parte de este informe especial sobre miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Vía | Era Salud
Foto | Tanki

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...