Primeros síntomas de bronquiolitis en bebés

Estas son las principales causas y síntomas de bronquiolitis en bebés

Primeros síntomas de bronquiolitis en bebés

La bronquiolitis es una enfermedad muy común en bebés, y afecta a las vías respiratorias. Ocurre cuando los bronquiolos contraen una infección vírica. Como consecuencia las vías respiratorias se hinchan, inflaman, y llenan de mucosidad. Esto puede causar graves dificultades respiratorias.

Los bebés y niños sufren bronquiolitis con frecuencia ya que sus vías respiratorias son pequeñas y, por lo tanto, se obstruyen con más facilidad que las de los adultos. Sucede especialmente durante los dos primeros años de vida, sobre todo en bébés prematuros. 

Causas de la bronquiolitis

La bronquiolitis es una enfermedad vírica. Más del 50% de los casos se dan a causa del conocido como virus respiratoria sincitial. Además, hay otros virus que pueden provocar la enfermedad, como el virus de la gripe o el rinovirus.

Síntomas de la bronquiolitis

Es importante prestar especial atención a los síntomas de la enfermedad. Por lo general, al principio son muy similares a los del resfriado común: congestión nasal, moqueo, fiebre y tos. Estos signos duran entre uno y dos días. A medida que pasa el tiempo, la tos empeora y los bebés tienen una respiración silbante.

En ocasiones se dan problemas respiratorios de carácter grave, como la frecuencia cardíaca acelerada o el ensanchamiento de las fosas nasales. Algunos bebés también sufren lo que se conoce como retracciones; es decir, las áreas que hay entre las costillas y el cuello se hunden en cada inhalación y respiración.

Otro signo común es la falta de apetito. Además, como padres podemos percibir que los pañales de nuestros hijos están menos mojados porque no orinan como lo hacen habitualmente.

Es importante señalar que las diferentes infecciones que pueden causar la bronquiolitis son contagiosas. Los gérmenes se propagan por las pequeñas gotas que se expulsan de la nariz y la boca al estornudar o toser. Las gotas de líquido infectadas también pueden acabar en juguetes. Por ello, los bebés que van a la guardería tienen un riesgo mucho mayor de contraer una infección que conduciría a una bronquiolitis.

La enfermedad tiene una duración aproximada de 12 días. Aún así, en los casos más graves, los bebés pueden continuar tosiendo o tener una respiración silbante durante varios días más.

El mejor tratamiento para los más pequeños es beber abundantes líquidos y descansar. Por lo tanto, tenemos que asegurarnos de que nuestros hijos beben lo suficiente, ofreciéndoles líquidos en pequeñas cantidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...