Primer encuentro entre un bebé y un perro

Los perros en general suelen reaccionar con delicadeza ante los bebés, un ejemplo es este vídeo en el que podemos ver el primer encuentro protagonizado por un bebé de pocos meses y la mascota de la familia, un perro de la raza Beagle.

En este vídeo podéis ver el primer encuentro entre un bebé y un perro que resulta ser la mascota de la familia, parece ser que los padres estaban preocupados por cómo reaccionaría el perro ante la llegada del nuevo miembro de la familia, y decidieron separarse de la mascota durante unos meses hasta que el pequeño creciera un poco.

Cuando volvieron a traer a la mascota al hogar, decidieron grabar en vídeo la reacción del perro y del bebé, como podemos comprobar fue positiva, quizá al principio el perro estaba algo inquieto y tenía algo de miedo, ya que era la primera vez que veía al bebé, pero en pocos minutos el animal se mostró amoroso proporcionándole varios lametones en la cara. Es un vídeo que muestra una situación común, pero se ha viralizado y en un mes ha logrado más de 1’8 millones de visitas.

A los internautas les ha gustado el tierno encuentro y así se muestra en los comentarios de la página de YouTube, algunos lo califican de encuentro hermoso, otros comentan que resulta curioso como la mayoría de los animales saben instintivamente que no se puede jugar de forma ruda con los bebés, también argumentan que los perros de la raza Beagle son buenos y cariñosos, etc.

Bebés y perros

Cierto es que se trata de un tierno encuentro, pero no está exento de riesgos, en este caso parece que el animal está en perfectas condiciones higiénicas y es de suponer que pasa las revisiones periódicas que garantizan que no tiene enfermedades y parásitos. Si estas condiciones no se cumplieran, un niño que recibe lametazos en la cara y en la boca podría terminar sufriendo una infección zoonótica denominada toxocariasis, enfermedad causada por dos tipos de nematodos parásitos, y como el humano no es el huésped definitivo de estos parásitos para alojarse en sus intestinos, las larvas terminan migrando hacia diferentes órganos del cuerpo.

Incluso con los controles y medidas higiénicas adecuadas, el riesgo no se elimina completamente, ya que es posible que la mascota tome contacto con otros animales que sí sufren la infección parasitaria, por lo que el riesgo de trasmitir los parásitos al ser humano y especialmente al grupo de mayor riesgo (los niños) es elevado.

Seguramente el vídeo seguirá sumando visitas, algo lógico teniendo en cuenta su ternura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...