Prevenir que el futuro bebé tenga Hepatitis B

Las mujeres embarazadas deben tener muchas cosas en cuenta a la hora de cuidar a su futuro bebé de enfermedades que puedan afectar su desarrollo y vida a futuro, entre las más importantes los casos de virus y bacterias que generan enfermedades más graves, como es el caso de la Hepatitis B, teniendo en cuenta que los bebés que se infectan tienen un 90% de probabilidades de desarrollar una infección crónica por el resto de sus vidas, algo que hay que evitar a toda costa.

La Hepatitis B es una enfermedad hepática, es decir, del hígado, que se origina por la infección que causa del virus de la Hepatitis B, algo que reacciona diferente según las personas, ya que se sabe que algunos individuos son capaces de combatir la infección y eliminar el virus exitosamente, mientras que en otros el virus permanece en su organismo y esto es algo que da lugar a una enfermedad crónica con complicaciones para toda la vida.

Es importante saber que la Hepatitis B se puede contraer de diferentes formas, el contagio puede ser a causa de relaciones sexuales sin protección, o por el contacto con sangre contaminada, algo que puede generarse en caso de compartir hojas de afeitar, cepillos de dientes, agujas en los centros de tatuajes o perforaciones, sin dejar de mencionar que es un virus que puede ser transmitido de la madre al bebé en el momento del parto, ya sea por vía vaginal o por una cesárea.

Cuando una embarazada tiene Hepatitis B su bebé se puede contagiar muy fácilmente, algo que les da un muy mal pronóstico de salud para el resto de sus vidas en la mayoría de los casos. Lo cierto es que los expertos indican que son muchas las mujeres que no saben que están infectadas al momento de dar a luz ya que en ocasiones no hay síntomas, por lo tanto pueden contagiar a sus pequeños sin saberlo. Es obligación realizar por esto mismo un análisis de sangre a toda mujer embarazada como parte de su atención prenatal para saber si está infectada.

Una vez nacido el niño, en todos los casos, debe recibir la primera dosis de la vacuna para la Hepatitis B, una segunda aplicación se hace cuando el pequeño cumpla 1 o 2 meses de vida, la última se da cuando el niño tiene entre 6 y 18 meses de nacido. Los expertos indican que en los últimos 20 años la vacuna ha sido uno de los medios más efectivos para reducir al 90% la cantidad de niños infectados con Hepatitis B. Es valioso destacar que la leche materna no transmite el virus, por lo que una vez superado el riesgo de contagio en el parto, la madre está perfectamente lisya para iniciar la lactancia, tampoco se contagia por compartir utensilios para comer, abrazar o besar.

Vía | Terra
Foto | Alex E. Proimos de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...