15 preocupaciones de padres durante el primer año del bebé

El cuidado de los bebés puede generar muchas inquietudes, especialmente si aún no pasan de los 12 meses. Aunque son muchas las angustias, estas son algunas de las más comunes.

Preocupaciones de papás primerizos

Es común que mamá y papá experimenten momentos de pánico durante la crianza de sus hijos, especialmente si están recién nacidos. Si bien deben estar atentos ante cualquier cambio que pudiesen presentar, es bueno saber que muchos episodios son normales y sólo pasan a engrosar la lista de las 15 preocupaciones de los padres durante el primer año del bebé.

15 es un número referencial, ya que pueden existir muchísimas inquietudes más, pero estas destacan entre las más frecuentes, especialmente para quienes se enfrentan por primera vez al rol de la paternidad. En cualquier caso, lo más importante es no bajar la guardia, consultar al médico y tomar con algo de humor la inexperiencia. De lo contrario, estos primeros 365 días serán aterradores.

Principales dudas de papás inexpertos

Presta atención a estos sucesos, que seguro te resultarán familiares. Ya sea que los hayas vivido con tu bebé o estés preparándote para ellos, la recomendación es contar con el asesoramiento del pediatra. ¡No te preocupes! Ya están acostumbrados a las llamadas incesantes.

  1. Descanso. A los papás les preocupa que duerma poco, pero también que lo haga demás. Algunos se cuestionan si deben despertar a los niños tras cinco horas de sueño, o permitir que se salte sus lapsos de comida. Lo fundamental es tener paciencia y estar tranquilo. No le hará mal el descanso.
  2. Plagiocefalia. Hace referencia a una deformación de distintos niveles, que se da en el cráneo del bebé por dormir en la misma posición de manera continuada. Para corregirlo, el médico indicará la colocación de un casco especial, con el cual pernoctará por un tiempo. Aunque no es grave, puede evitarse cambiando cada tanto el lado del que duerme nuestro pequeño.
  3. Muerte súbita. Quizás es el mayor miedo de un padre. Aún no tiene una explicación científica, pero sí que le quita el sueño a cualquiera. Sólo hay que estar alertas. No colocar almohadas, acostar al bebé boca arriba, usar un colchón firme y evitar cubrir el área por encima de las axilas, son algunas de las sugerencias de los especialistas.
  4. Cólicos. Ocurren especialmente durante la noche o en la última hora de la tarde. Causados por la maduración de su tracto digestivo, hacen que el bebé llore, a veces por horas, sin consuelo.
  5. Llanto. Los cólicos no son la única razón. A veces los bebés lloran por hambre o por sueño, en otras ocasiones por algo más complejo. Tan sólo tienes tus brazos para ofrecer alivio y tu atención en caso de que algo grave ocurra. Saber qué significa de verdad el llanto del bebé, podría ayudar.
  6. Lactancia. Ya sea que escojas leche materna o de fórmula, es normal no tener certeza de si tu bebé comió lo suficiente, especialmente en los primeros dos meses. Con el tiempo lo sabrás, pero comienza por darle un vistazo a los 10 pasos para una lactancia materna con éxito.
  7. Incorporar sólidos. Aunque te inquiete, es sano que empiece a probar solidos. Si te preocupa demasiado, existen mallas especiales que sirven para hacer la tarea más fácil. Descubre cuándo incorporarlos en la dieta del bebé.
  8. Vómitos. No saber cuánto es demasiado angustia a cualquier padre. Lo aconsejable aquí es consultar al especialista.
  9. Dentición. Durante varios meses serán la mayor incomodidad de tu bebé. Dormirá poco, llorará mucho, querrá meterse todo en la boca y tal vez coma menos. Incluso su piel podría irritarse.
  10. Fiebre. Aunque no te haga sentir tranquilo, debes saber que es habitual que su temperatura aumente. Si llega a números alarmantes, debes ir con su médico de inmediato.
  11. Diarrea o estreñimiento. Las heces de tu bebé podrían generarte angustia por su frecuencia, apariencia, textura o color. De cualquier manera, su doctor te indicará lo que es normal y lo que no.
  12. Irritaciones por el pañal. Algunas se solucionan rápidamente, otras se convierten en un verdadero dolor de cabeza. Producidas por el calor y el roce, son frecuentes en esta etapa de su desarrollo. Estos datos podrían servirte para evitar la irritación del pañal.
  13. Meterse todo en la boca. Una vez que tu bebé ha descubierto que sus manos sirven para alcanzar o sentir todo lo que ve, no dejará de hacerlo. Lo cierto es que pasa todo el tiempo, en milésimas de segundos y, especialmente, cuando papá y mamá creían estar atentos.
  14. Se mueve más. Una vez que aprenda a gatear, más que sus piernas y brazos, su curiosidad lo hará desplazarse por toda la casa sin parar. A nuestros ojos, cada espacio se convertirá en un campo minado de sillas, enchufes eléctricos, ruedas, puertas… en fin, la lista es larga y, según tú, cada objeto es potencialmente mortal para tu pequeño querubín.
  15. Pieles delicadas. Algo muy común en bebés durante su primer año de vida. Pueden aparecer en la zona interna de los codos o en la parte trasera de sus rodillas, y durar apenas unos días o tardar un poco en eliminarse. Dar con el producto adecuado para disminuir la incomodidad puede ser frustrante.

Estos no son los únicos miedos que enfrentan los padres durante el primer año de su pequeño, pero quizás puedan guiarte en el camino. En mayor o menor medida, cada ítem causa angustia cuando se refiere a la salud del niño, ya sea en el primer mes o en cualquier etapa de su vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...