Posibles causas del incremento de nacimientos prematuros

Los nacimientos prematuros siguen siendo un gran problema tanto para los profesionales en salud como para las familias, ya que en la actualidad aun no se conoce la forma de impedir por completo que los niños nazcan antes de tiempo, solamente se puede analizar los motivos que influyen en que cada vez haya una mayor cantidad de bebés prematuros que deben afrontar grandes complicaciones para salir adelante en la vida.

El parto prematuro es sumamente frecuente, se lo considera espontáneo cuando ocurre antes de que el feto cumpla las 37 semanas de gestación y se trata de un desenlace que puede estar vinculado a diversos motivos como por ejemplo que la mujer atraviese una infección, que se trate de una madre adolescente, que sea un caso de embarazo múltiple, que sufra algún traumatismo o pase por una situación de fuerte estrés.

La Organización Mundial de la Salud emite cifras que indican que más de 15 millones de bebés nacen de manera prematura al año en todo el mundo, siendo números que se encuentran en aumento permanente, teniendo grandes riesgos aquellas mujeres que se embarazan con edad elevada o que practican tratamientos de fertilidad, entre muchos factores igualmente influyentes.

Lo mismo ocurre en el caso de las madres muy jóvenes, las adolescentes tienen un alto riesgo de que su embarazo termine antes de tiempo ya que su desarrollo no se ha completado y por lo general tienen un estado nutricional deficiente, por otro lado mantienen un menor control prenatal y son embarazadas desorganizadas y descuidadas en algunos casos.

Los especialistas también indican que los casos de parto prematuro se puede dar cuando una mujer tiene intervalos cortos entre las gestaciones ya que el riesgo se incrementa notablemente en esos casos. Lo mejor, según los expertos, es esperar no menos de 18 a 24 meses luego del nacimiento de un bebé para pensar en tener otro embarazo, ya que sino no se tiene el tiempo suficiente para que el cuerpo recupere sus reservas nutricionales.

Diversas infecciones vaginales, urinarias y uterinas pueden poner en riesgo la continuidad de un embarazo, ya que afectan directamente las membranas y pueden ocasionar roturas en la placenta generando un trabajo de parto antes de tiempo. El riesgo aumenta también cuando la embarazada pasa vivencias traumáticas, vive preocupada o en situación de estrés ya que se producen determinadas hormonas que desencadenan el parto de forma irreversible.

Vía | 20 Minutos
Foto | Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...