Plagiocefalia

Plagiocefalia

La plagiocefalia es una deformidad craneal del bebé, se entiende por deformidad craneal a cualquier deformación o alteración del crecimiento de la cabeza del bebé que se desarrolla durante los primeros 6 meses de vida, siendo las causas más importantes, la deformación de la cabeza que puede ocurrir durante el parto, la que se produce cuando el bebé pasa demasiadas horas acostado en la misma posición además la plagiocefalia posicional suele afectar más al lado o derecho que al izquierdo,  cuando el bebé pasa encajado en el canal pélvico varias semanas antes del parto.

La cabeza del bebé puede tener una forma asimétrica o deforme inmediatamente después del nacimiento o transcurrido unos meses, normalmente los padres o las personas que cuidan diariamente del bebé son los primeros en darse cuenta de ello, los cuales deberán acudir al médico para que evalúe la anatomía del cráneo. Para un experto no puede haber dificultad para distinguir entre las diversas enfermedades craneales ya que el aspecto es muy distinto y característico.

Los principales grupos de riesgos de plagiocefalia son los varones más frecuentemente que las niñas ya que se da dos veces más en niños que en niñas, los prematuros, los niños nacidos con ayuda de instrumental médico como los fórceps, los disminuidos psíquicos,  los nacidos de partos múltiples y los cuidados por terceras personas.

Una plagiocefalia al igual que una braquicefalia es menos grave de lo que puede parecer a simple vista pero si no se trata a tiempo puede ocasionar graves trastornos visuales y auditivos entre otros, para prevenir la plagiocefalia es necesario que al niño se le cambie la postura en la que duerme a menudo, girarle para un lado o para el otro de vez en cuando y no tenerle siempre boca arriba, cuando el niño esté despierto es recomendable ponerle a ratos boca abajo para que su cabecita descanse y a la vez ejercite los músculos del cuello. Si el bebé es muy pequeñito y aún no puede hacerlo sólo podemos ayudarle sujetando nosotros su cabecita y colocando una toalla enrollada sobre su pecho para ayudarle a tener una postura más vertical. Es importante que pase 1/3 del tiempo que duerme en una postura distinta cada vez, para calcularlo aproximadamente divida el tiempo que suele dormir el niño entre tres, el resultado de horas será lo que tenga que mover al niño de postura para evitar una plagiocefalia.

El uso del cojín mimos es una gran ayuda para los casos de plagiocefalia o para prevenirla, ofrece un buen soporte de la cabecita del bebé cuando está tumbado hasta los seis meses de edad, el cojín ayuda a que el bebé no duerma del lado afectado y facilita las medidas de reposicionamiento en caso de plagiocefalia.

Si la plagiocefalia se ha producido por una tortícolis o contractura muscular, o que el bebé estuviese demasiado tiempo encajado en el canal pélvico se deben realizar ejercicios de estiramiento con el pequeño por ejemplo cada vez que le cambiemos el pañal, girar la cabeza del bebé con cuidado hasta que toque con la barbilla el hombro mantenerla ahí durante diez segundos y hacerlo hacia el otro lado, otro ejercicio seria con la mano en su hombro inclinar la cabecita del bebé hasta que con la oreja toque el hombro contrario. Vuestro médico puede explicaros con más detalle los ejercicios e incluso proporcionaros otros distintos.

Plagiocefalia

Cumplidos los tres o cuatro meses de edad dependiendo del grado de severidad de la plagiocefalia, hay que añadir el uso de bandas ortopédicas craneales dinámicas para intentar devolver la normalidad a la forma de la cabeza del bebé. Entre ese período y los doce meses de edad es cuando mejores resultados se obtienen, a medida que el lactante se hace mayor las posibilidades de mejoría descienden, sobre los dos años de edad ya lo único que se puede hacer es optar por la cirugía.

Vía| infocefalia.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...