Pie zambo

Método Ponseti

El pie zambo, también denominado pie equinovaro o pie retorcido, es una malformación congénita que afecta principalmente a los músculos, tendones y huesos de los pies, se trata de un defecto de nacimiento en el que los pies se muestran torcidos o invertidos hacia abajo, quedándose rígidos y sin que puedan recuperar la posición normal que deben presentar los pies.

El pie zambo afecta a uno de cada mil niños y de estos, la mitad presentan la malformación en ambos pies. El problema suele afectar mayoritariamente a los niños varones y las causas para sufrir esta malformación pueden ser variadas, el denominado Síndrome de Edward, defecto genético en el que aparecen tres copias del cromosoma 18, una compresión intrauterina provocada por la escasez de líquido amniótico, una consecuencia de otro defecto de nacimiento como puede ser la espina bífida, o que la madre haya estado tomando determinadas drogas durante el embarazo entre otros motivos.

El pie zambo empieza a desarrollarse durante el segundo trimestre del embarazo, aunque habitualmente se detecta cuando se le realiza al bebé el habitual examen físico tras el parto. Una vez se ha realizado el diagnóstico de la malformación, comienza un tratamiento que tiene lugar a las dos semanas del nacimiento, un experto como puede ser un cirujano ortopedista (cirujano especializado en los desórdenes del sistema locomotor) realiza un tratamiento específico de los pies denominado Método Ponseti, en el que se realizan manipulaciones de los pies y con ellas se logra corregir el problema en unos meses hasta el 98% de los casos.

El Método Ponseti adquirió gran popularidad en el año 2000 por el doctor John Herzenberg, aunque fue descrito ya en la década de los 50 por el doctor Ignacio Ponseti, de ahí el nombre del tratamiento. En este método también se manipulan los pies pero de forma distinta a los tratamientos que se han aplicado habitualmente durante el siglo XX, se utilizan técnicas de entablillado y enyesado sutiles que deben renovarse con más regularidad que con los métodos tradicionales. Lo cierto es que el Método Ponseti goza de gran éxito gracias a su alto grado de efectividad y sin necesidad de recurrir a la cirugía correctiva en la mayoría de los casos.

El tratamiento del pie zambo consiste en una manipulación adecuada de los pies haciendo que estos retomen su estado natural mediante el enyesado como hemos dicho anteriormente, esta primera parte del tratamiento sobre el pie zambo tiene una duración de entre 3 y 6 semanas. En la mayoría de los casos se suele realizar una tenotomía, un corte microscópico realizado en el tendón de Aquiles y para el que se emplea anestesia local y no se necesitan grapas, la cirugía se emplea mínimamente.

Una vez se ha retirado el yeso y tras pasar tres semanas desde la realización de la tenotomía, el niño con pie zambo deberá llevar unas botas específicas o férulas, que están abiertas por delante y unidas por una barra que mantienen el pie en la posición adecuada. Las férulas deberán utilizarse durante las 24 horas en un periodo de 3 a 5 meses.

A medida que el niño se desarrolla, se irá reduciendo el periodo de utilización de las férulas. Es necesario comenzar el tratamiento cuanto antes, se garantizará un mayor porcentaje de éxito y una vida totalmente normal para el niño.

Foto: Vivid Pixels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...