Pesticidas que propician la obesidad infantil

Según un estudio, las madres con altos niveles de DDE en la sangre tienen muchas más probabilidades de tener hijos con riesgo de sobrepeso u obesidad. El DDE es un producto que se encuentra en un tipo de pesticida, el llamado DDT, capaz de acelerar el crecimiento durante los primeros 6 meses de vida o de incrementar hasta cinco veces el índice de masa corporal en los primeros 14 meses.

La obesidad infantil, un fenómeno preocupante.

Según un estudio hecho público por parte del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona, las madres con altos niveles de DDE en la sangre tienen muchas más probabilidades de tener hijos con riesgo de sobrepeso u obesidad. El DDE es un producto que se encuentra en un tipo de pesticida, el llamado DDT, capaz de acelerar el crecimiento durante los primeros 6 meses de vida o de incrementar hasta cinco veces el índice de masa corporal en los primeros 14 meses. El DDE es un componente químico que las madres pueden estar ingiriendo sin apenas darse cuenta, pues lo encontramos en carnes, lácteos, frutas y verduras… alimentos que pueden estar expuestos a los pesticidas de tipo DDT.

El estudio, realizado en España y publicado por la revista Environmental Health Perspectives, observó detenidamente y procesó los datos obtenidos de 518 mujeres embarazadas, entre los años 2004 y 2006. Es así como los investigadores observaron un patrón que se repetía demasiadas veces como para resultar una mera coincidencia. Los bebés nacidos de madres que tenían un peso normal antes del embarazo y que presentaban los niveles más altos de DDE, eran más propensos a crecer rápidamente en sus primeros seis meses. Lo mismo pasó con aquellos niños que presentaban cuadros de obesidad durante los primeros 14 meses… sus madres tenían niveles en sangre de DDE más elevados que la media.

Sin embargo, poco o nada pueden hacer las madres a este respecto. La exposición a los pesticidas DDT es inevitable y, además, permanecen en el ambiente unos 20 años hasta su total desaparición. Lo único que puede ayudarnos es ingerir alimentos provenientes de la agricultura ecológica, donde el uso de pesticidas y otros productos químicos está reducido al mímimo. No obstante, y en una época en la que la obesidad infantil comienza a ser una enfermedad más que preocupante, el hecho de que sepamos cada vez más acerca de los factores de riesgo que peuden conducir hacia la misma no es sino una buena noticia. Solo así podremos desarrollar las herramientas necesarias para combatirla.

Fuentes: Ecoticias.com

Fat Boy por Clemson en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...