Permiso por favor: voy a dar el biberón


El permiso por lactancia comprende la natural y la artificial

Todos hemos oído a hablar muchas veces del permiso por maternidad o paternidad, pero solo unos pocos conocen de cerca la posibilidad de reducir la jornada laboral de los padres para poder dar la leche a su bebé. Estamos hablando del permiso por lactancia, un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores español, según el cuál la madre o el padre tienen derecho a reducir su jornada (según distintas modalidades que os explicaremos a continuación) durante los nueve primeros meses de la vida del bebé. Tanto para la lactancia natural, como la artificial. Y tanto para hijos naturales, como para adoptados o acogidos. El Estatuto de los Trabajadores ha recibido muchas críticas en este sentido, ya que ofrece a los padres la posibilidad de escoger entre tres opciones, cuando en realidad sólo una de ellas acaba resultando útil. Aquí os contamos por qué.

La primera de las opciones permite a la madre o al padre interrumpir su jornada laboral diaria durante el período de una hora para poder dar la leche al bebé sin dejar de cobrar el salario correspondiente a ese tiempo. Ahora bien, o vives a una manzana del trabajo, o será difícil que en sesenta minutos puedas llegar a casa, alimentar al niño, esperar a que eructe y ser capaz de llegar al trabajo antes que se haya cumplido la hora. En efecto, se trata de un derecho difícil de ejercer ya que al ser una interrupción de la prestación laboral, el Estatuto no contempla la posibilidad de llegar o irse una hora antes del trabajo.

Esa sería la segunda opción: en vez de ejercitar el derecho al permiso retribuido (del que muy pocos pueden disfrutar), existe la posibilidad de reducir la jornada laboral durante 30 minutos. Es decir, llegar antes o irse más pronto, pero esta vez, con la correspondiente reducción de salario. Y es que ahora ya no estamos hablando de una interrupción de la prestación laboral, sino de una reducción de la jornada.

Por último, la ley permite al trabajador acumular la hora de permiso retribuido y disfrutarla como tiempo de descanso en las vacaciones o durante la baja maternal o paternal. Es decir, que si la baja dura 16 semanas, los padres o madres que así lo elijan podrán ampliar

El Tribunal Superior de Justicia de la UE dictaminó que la ley española es discriminatoria para el padre

este permiso durante casi un mes mas. Pero se tratará de un permiso distinto. Mientras que la baja la cubre la Seguridad Social, el permiso por lactancia deberá ser retribuido por la empresa donde trabaje el progenitor. Eso sí, en aquellos casos en que sólo trabaje el padre, la madre no podrá disfrutar del derecho ya que se entiende que el bebé ya podrá recibir los cuidados sin necesidad de reducir la jornada de trabajo de su papá.

Sin duda, esta tercera opción es la que más se practica en la realidad ya que no todo el mundo vive al lado del trabajo, y no todos pueden dejar de cobrar media hora diaria con un recién nacido en casa. Pero, además, la normativa española ha sido doblemente criticada en este sentido. Y es que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dictaminó hace menos de un mes que la ley es discriminatoria ya que el permiso por lactancia solo puede ser disfrutado por el padre, si la madre es trabajadora por cuenta ajena, pero no si lo es por cuenta propia.

De esta forma, la discriminación no se produce únicamente respecto al padre, al que se priva de la posibilidad de organizar su jornada de trabajo para cuidar al bebé, sino también con relación a la madre, que cuando sea autónoma no podrá contar con la ayuda del padre para la atención del menor en este sentido.

Fuente: artículo 37 Estatuto de los Trabajadores

Foto 1: Sanutri en Flickr

Foto 2: Gato azul en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...