Pérdida generacional de bacterias beneficiosas en el sistema digestivo de los bebés

Según explican expertos estadounidenses, en los países desarrollados se está produciendo una pérdida generacional de bacterias beneficiosas en el sistema digestivo de los bebés. Las razones de esta pérdida son, las cesáreas, que la madre no las transmita a su descendencia por haberlas perdido a causa de haber recibido tratamientos con antibióticos, así como la prevalencia de la lactancia artificial.

Bifidobacterium infantis

Según las últimas investigaciones, se está produciendo una pérdida generacional de bacterias beneficiosas en el sistema digestivo de los bebés, concretamente de la variedad Bifidobacterium infantis, un tipo de bacteria probiótica que juega un papel fundamental en la digestión, en el buen funcionamiento del metabolismo, en la defensa del sistema digestivo al evitar la colonización de bacterias perjudiciales en el colon, etc.

Los expertos comentan que la tasa de colonización de la B. infantils en los países industrializados es bastante baja, algunas de las razones que provocan esta situación son la prevalencia de la lactancia artificial, el uso de antibióticos o el número de cesáreas realizado. Con respecto a esta última razón, destacar que la bacteria se transmite de la madre al bebé a través del parto vaginal mediante la transferencia vía oral, algo de lo que no se benefician los bebés nacidos por cesárea.

Al respecto, merece la pena retomar la lectura de este post en el que hablábamos sobre lo importante que es la presencia de bacterias intestinales en el recién nacido, siendo tan importantes como el sistema inmunológico para hacer frente a infecciones y enfermedades. Los investigadores comentan que la pérdida de estas bacterias podría provocar distintos problemas de salud a lo largo de la vida de los bebés, alergia, obesidad, problemas digestivos y metabólicos, etc. Por tanto, se plantea en qué medida se pueden reducir estos riesgos mediante intervenciones dietéticas, y si este tipo de intervenciones sólo son efectivas si se realizan en una determinada etapa de la vida.

En este sentido, la empresa Evolve BioSystems, dedicada al desarrollo de productos que buscan establecer, restaurar y mantener un microbioma intestinal saludable en los bebés, ha anunciado el próximo lanzamiento de nuevos productos que contienen Bifidobacterium infantis, que se pueden introducir en la alimentación de los bebés sin que afecte a la lactancia materna, a fin de evitar la pérdida de esas bacterias tan beneficiosas para su organismo.

A pesar de que el parto sea natural y que el bebé esté siendo alimentado con leche materna, es posible que los bebés tengan bajos niveles de esta bacteria en determinados casos, por ejemplo, que las madres hayan sido tratadas a lo largo de la vida con diferentes antibióticos que han provocado que la colonia de Bifidobacterium infantis, presente también en los adultos, haya sido eliminada, por lo que no se habría producido su transmisión al bebé durante el parto.

Los expertos comentan que en un estudio realizado con 70 bebés en California (Estados Unidos), el 80% de los bebés nacidos por cesárea no tenían la B. infantis, pero también se constató que en el 50% de los bebés nacidos por parto natural, la bacteria tampoco estaba presente en el sistema digestivo. Hay que aclarar que no se está demonizando a los antibióticos, ya que se han salvado millones de vidas gracias a estos fármacos, tampoco se sugiere eliminar la cesárea, sino dar una solución a un problema actual.

Comentan que los bebés que nacen actualmente en Estados Unidos y probablemente en otros países industrializados, no tienen el mismo microbioma que los que nacieron hace un siglo, esto es algo lógico, pero muestra que a pesar de la evolución de la ciencia médica, se ha estado perdiendo un elemento muy importante para el buen funcionamiento del organismo del bebé y especialmente del sistema inmune. Se ha demostrado que un nivel reducido de bífidobacterias se asocia con hasta seis veces más prevalencia de diabetes tipo 1, tendencia a un mayor peso corporal y seis veces más prevalencia de sufrir alergias.

Aquí explican que el sistema inmune se desarrolla en los primeros seis meses de vida, por lo que no será extraño que no se forme correctamente si la salud del microbioma intestinal está comprometida. Por tanto, consideran que si se superan los seis meses, es posible que no se pueda restablecer el microbioma, pero si se realiza una intervención dietética durante este periodo, es posible que se logre mejorar el microbioma y reducir el riesgo de que el bebé en un futuro sufra alergias o diabetes tipo 1. Estaremos atentos al lanzamiento de estos nuevos productos y a la información que proporcione la empresa.

Foto | Cambridge Brewing Co.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...