Percentiles o gráficos de crecimiento en los bebés

crecimiento

Cuánto nos gusta comprobar cómo va creciendo nuestro hijo. Cada vez que vemos el punto en el gráfico de crecimiento que se sitúa por encima de la media del resto de los niños, nos llenamos de orgullo. Es ciertamente un agrado ver cómo van creciendo.

Sin embargo y, más allá del proceso de crecimiento que lleve acabo cada hijo, los gráficos de crecimiento, también conocidos como percentiles, tienen una finalidad médica. Con ellos, se puede analizar la evolución del bebé, no sólo en términos de peso y talla sino también a través del análisis del perímetro craneal.

De esta forma, podemos concluir que los percentiles son una buena pista para determinar el correcto desarrollo de nuestros hijos y analizar si su evolución es normal. Los gráficos están parametrizados por edad y dentro de ellos se establecen los valores máximos y mínimos entre los que debería estar nuestro hijo.

Importancia de los percentiles

A través de los percentiles se pueden determinar síntomas inherentes a enfermedades crónicas, problemas congénitos o desórdenes genéticos.

Los gráficos de crecimiento son utilizados por los pediatras en cada control al que sometemos a nuestro hijo y están parametrizados hasta la adolescencia.

Guías y parámetros de los percentiles

Este estudio basado en el correcto desarrollo de los niños, el bienestar y la salud en general puede realizarse gracias a la Referencia Internacional de Crecimiento, elaborada por un grupo sanitario en 1990 con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, y se catalogó como la curva de análisis evolutivo del crecimiento de los niños.

Hace poco tiempo, se revisaron las tablas de crecimiento o percentiles a fin de actualizar las medidas antropométricas a la evolución observada en los últimos años.

Un punto de referencia

Los gráficos de percentiles no permiten diagnosticar fehacientemente el estado de salud del niño; sin embargo, sí pueden ser una primera llamada de atención ante un problema que subyace tras un peso o una estatura superior o inferior a lo determinado en las curvas de crecimiento, de acuerdo al sexo y la edad del niño.

Los gráficos se definen como el primer indicador del estado de salud del bebé, niño o adolescente.

Funcionamiento de los percentiles

Los gráficos de crecimiento contemplan los siguientes valores:

Los resultados se cotejan con los establecidos en los gráficos y se establece un nivel de desarrollo comparativamente con los valores considerados normales.

Conclusiones

Lo más importante es no faltar a ningún control. Los gráficos de crecimiento, así como todas las otras pruebas y evaluaciones que el médico especialista aplica a nuestro hijo, sirven para garantizar o al menos detectar precozmente cualquier problema de salud y atajarlo de forma inmediata.

Foto | Pink Sherbet
Fuente | Somos Padres

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...