Pautas para ejercitar la visión de los bebés

ejercitar la vision de los bebes

La detección y el diagnóstico precoz de posibles problemas visuales en nuestros hijos es una de las mejores herramientas para evitar que en el futuro se presenten diversas afecciones relacionadas al desarrollo de la vista de los niños.

Por ello, los padres debemos estar atentos a cualquier señal que nos pueda indicar que nuestro pequeño está padeciendo algún trastorno visual, con el fin de poder realizar la consulta médica a tiempo, que permita determinar si existe algún inconveniente en los ojos del niño y cuál es el mejor tratamiento para revertir la situación.

Pero no sólo es necesario observar frecuentemente la posible aparición de anomalías o síntomas provocados por problemas visuales, sino que además podemos ayudar a nuestros hijos a estimular su vista, mediante una serie de sencillos ejercicios que podremos realizar juntos en casa.

A continuación, te acercamos una serie de pautas y recomendaciones que puedes utilizar para que tu pequeño ejercite la vista.

Objetos en movimiento

Los especialistas recomiendan a los padres que observen y estimulen la visión de sus bebés, comenzado con algunos ejercicios a las pocas horas de que el niño haya nacido.

Uno de los ejercicios indicados para esta etapa, incluso para los tres primeros meses de vida del niño, consiste en mostrar ante sus ojos objetos que se muevan, ya que, a partir de la primera semana de vida, el bebé puede seguir un objeto en movimiento.

Para ello, debemos elegir un juguete adecuado, que se caracterice por presentar colores fuertes y brillantes, y que posea una textura suave y flexible. También pueden utilizarse móviles sobre la cuna.

Paseos en silla de paseo

Cuando decidamos salir a pasear con nuestro bebé, debemos ubicarlo en la silla de paseo de forma que pueda observar todo lo que sucede a su alrededor, para que se vaya habituando a los objetos y personas en movimiento.

También es útil sentar al bebé en la silla de paseo para que permanezca en el jardín o en el patio de nuestra casa, donde podrá observar las plantas, los pájaros, e incluso vernos a nosotros realizando alguna tarea.

Frente al espejo

A partir de los cuatro meses de vida, es recomendable comenzar a mostrarle al pequeño su propia imagen en el espejo. Incluso podemos darle para que tome en su manos algún espejo irrompible.

De esta manera, el bebé no sólo logrará ejercitar su visión, sino que además le permitirá desarrollar otras capacidades, como reconocerse a sí mismo e incluso comenzar a practicar gestos.

Acercar y alejar objetos

Cuando el bebé haya llegado a las dos semanas de vida, podemos comenzar a introducir un ejercicio que le hará ejercitar su vista notablemente.

Para ello, debemos tomar algún objeto y acercarlo y alejarlo del rostro del bebé. Cuando el pequeño note que algo se acerca hacia él de forma rápida, seguramente levantará su mano de manera automática para protegerse, y así ejercitará sus ojos y su coordinación física.

Hablar de cerca

Un ejercicio que suele ser muy eficaz para la visión en las primeras semanas de vida del bebé, y que además nos permite que el pequeño desarrolle otras capacidades, tales como reconocer a sus padres, es hablarle acercando nuestro rostro al de él.

Es fundamental que nuestra charla despierte y mantenga el interés en el niño, por lo que debemos hablarle de manera rítmica y animada, incluso cantarle alguna canción infantil.

Al percibir nuestro rostro y escuchar nuestras palabras, el bebé seguramente moverá los ojos, abrirá y cerrará la boca y sacará la lengua en respuesta al estímulo, lo que representa una completa ejercitación de visión y coordinación.

Vía | Era Salud
Foto | Shaddai

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...