Pasear al bebé

Paseos infantiles

Nos encontramos en pleno invierno, quizá pueda parecer que hace demasiado frío para pasear al bebé, sin embargo, los pediatras recomiendan realizar un paseo diario sin que el frío sea un impedimento, claro que no hablamos de condiciones climatológicas adversas como una temperaturas extremas, nieve o lluvia, sino del frío que se puede soportar estando bien abrigado.

Son muchas las ventajas de pasear al bebé a diario, los tenues rayos del sol contribuyen en el aporte de la vitamina D que el bebé necesita para el buen funcionamiento de su organismo, permite al bebé que pueda respirar aire fresco, también se puede nombrar que un paseo contribuye a reforzar el sistema inmunológico y además, le ayuda a abrir el apetito.

Sin embargo, hay que tomar las medidas correspondientes para que el paseo pueda ser gratificante y beneficioso, abrigar adecuadamente al niño es fundamental, pero en su justa medida, no debe pasar frío ni calor. Un exceso de ropa puede provocarle acaloramiento y exceso de sudoración, el sudor podría ser una causa directa para que se constipara. Un truco que se suele utilizar es comprobar la temperatura de su nariz, si esta está fría, posiblemente necesite abrigarse un poco más, en cambio si comprobamos que le suda la nuca, indicará que está excesivamente abrigado.

Recuerda cubrir la cabeza del bebé con un gorro apropiado que además le caliente las orejas, también es recomendable que sus manos se encuentren protegidas del frío con unas manoplas y sus pies con unos patucos cálidos. Lleva siempre encima una toquilla o mantita por si de da una repentina bajada de temperaturas, te servirá para abrigar un poco más al bebé y regresar sin sufrimientos a casa.

En estos meses invernales es aconsejable pasear al bebé cuando las temperaturas sean algo más templadas, en torno al medio día, nosotros aconsejamos pasearlo con un portabebés, sobre todo porque el pequeño experimentará más sensación de protección y calor, aunque las sillas de paseo o los cochecitos también son una buena opción.

En este caso, el cochecito o silla deberá estar debidamente acondicionado, proveyéndolo de una mantita que colocaremos en la espalda para que esta esté resguardada en el caso de que el bebé ya pueda pasear incorporado. Si todavía va acostado, un colchoncito extra de goma espuma bajo el acolchado contribuirá a mantenerlo más caliente. Existen también en el mercado todo tipo de saquitos para las sillas de paseo como los Buggysnuggle de los que hablamos hace algunos días.

Si el bebé presenta un ligero resfriado, esto no debe ser un inconveniente para disfrutar del paseo, hay que tener en cuenta que el aire que respira, frío y algo húmedo, contribuye a despejar sus vías respiratorias. El paseo no debe realizarse si el bebé se encuentra mal o tiene un poco de fiebre, en este caso es mejor resguardarse en el calor del hogar.

Una hora de paseo con el bebé será además una actividad relajante para los padres y un ejercicio muy sano.

Foto | YouraPechkin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...