Parasitosis en niños

En este post, hablaremos de las parasitosis de los niños.
Una de las patologías más frecuente en los pequeños. Conocerás que son los parásitos, que síntomas provocan, como se tratan y que debes hacer para evitarlos.
Todo acerca de la parasitosis intestinal, en este interesante artículo.

Los niños se llevan muchas cosas a la boca

Los niños se llevan muchas cosas a la boca

Uno de los motivos más frecuentes de las consultas médicas en pediatría es el de la parasitosis. Y como mamás, es una pregunta que siempre nos hacemos, ¿tendrá nuestro hijo parásitos?

Hoy hablaremos de ellos, conoceremos qué son, cuáles son los síntomas que provocan, en qué consiste el tratamiento y que medidas puedes tener en cuenta para prevenir una parasitosis. En primer lugar, los parásitos intestinales, son pequeños organismos que pueden vivir dentro de nuestro cuerpo, alimentándose a nuestras expensas.

Los más comunes son los Oxiuros, Áscaris y Giardias. Además de provocar molestias, pueden llevar a otros trastornos más serios, sobre todo si se produce enquistamientos en órganos, ¡pero no te asustes!, ya que estos casos son los más extremos y afortunadamente los menos habituales, pero si sospechas que tu pequeño pueda tener parásitos, es recomendable que consultes con el médico lo antes posible.

Las parasitosis muchas veces se dan por una inadecuada condición de vida (desnutrición o mala alimentación, falta de agua potable, falta de las condiciones mínimas de higiene). Pero si este no es tu caso, no quiere decir que tu niño no pueda presentar parásitos, ya que recuerda que ellos, sobre todo los más pequeños, suelen llevarse de todo a la boca, inclusive sus manos sucias, y más aún si en tu casa conviven con animales domésticos, es muy fácil que tu hijo contraiga parásitos intestinales.

En cuanto a los síntomas, éstos pueden ser muchos e inespecíficos, y en muchas ocasiones pueden no estar presentes, ellos son:

Diarrea o constipación
Anemia
Nerviosismo, irritabilidad, cambio de humor
Picazón en la nariz, ano y genitales
Sueño intranquilo
Bruxismo (chirriar los dientes)
Inapetencia o mayor apetito
Pérdida o estacionamiento del peso

Generalmente los parásitos son detectados a partir de un análisis de materia fecal, llamado coproparasitológico y por un análisis de sangre, para corroborar la presencia de anemia.

El pediatra será el encargado de recetarte un tratamiento adecuado. Al ser las parasitosis muy contagiosas y diseminándose éstas muy fácilmente, el tratamiento habitualmente se realiza en todos los integrantes de la familia.

Algunas de las medidas preventivas que puedes tener para evitar que tu hijo contraiga parásitos son:

Consumir agua potable
Comer alimentos frescos, bien cocidos y limpios
Combatir moscas y cucarachas
Lavarse frecuentemente las manos
Desparasitar frecuentemente a los animales domésticos

Siguiendo estos consejos, puedes reducir en gran medida, la posibilidad de que tu hijo se infecte con parásitos, esos siempre indeseados huéspedes.

Foto: Parasitosis por Claudio.Núñez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...