Para los bebés es mejor un saco de dormir que una mantita

Según los resultados de una investigación, para los bebés es mejor un saco de dormir que una mantita, en principio parece que se reduce el riesgo de muerte súbita del lactante con esta prenda, pero son pocos los estudios que se han realizado y se necesitan nuevas investigaciones para determinar si realmente son efectivos en la prevención de la SMSL.

Sacos de dormir para recién nacidos

Según los resultados de un estudio realizado por expertos de la Fundación del Royal United Hospital (complejo hospitalario perteneciente al sistema público sanitario del Reino Unido), para los bebés es mejor un saco de dormir que una mantita, siendo un elemento más seguro que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante.

Como sabemos, la muerte súbita del lactante es la muerte repentina e inexplicable de un bebé menor de 12 meses, aunque no se conoce mucho acerca del problema, sí se conocen factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que un bebé pueda sufrir este tipo de muerte, de ello hablábamos en este post.

Los sacos de dormir para bebés tienen la particularidad de que son sacos que no tienen mangas, cubren todo el cuerpo, salvo los brazos. Muchos padres de todo el mundo los utilizan, pero los expertos comentan que es necesario asumir que un producto puede tener una gran popularidad, pero no implica que esté a la altura en seguridad. Por ello decidieron llevar a cabo una revisión de cuatro estudios que examinaban el impacto que tienen los sacos de dormir en los bebés, en relación al riesgo de muerte súbita.

Los expertos comentan que a pesar de que no hay muchos estudios que analicen esta relación, los existentes son de gran calidad y aportan información muy relevante. Dos de los estudios analizaban el efecto de los sacos de dormir infantiles en relación al riesgo de muerte súbita, los otros dos restantes analizaban la regulación de la temperatura corporal de los bebés. Uno de los estudios que se publicó hace 20 años concluía que los sacos de dormir reducían el riesgo de SLSM en un 65%, además se apuntaba que los bebés tenían menos probabilidades de que se dieran la vuelta y se colocaran boca abajo.

En otro estudio se llegó a la conclusión inicial de que se reducía el riesgo de muerte súbita con el uso de los sacos, pero posteriormente se tuvieron en cuenta otros factores de riesgo y ya no se pudo aseverar con seguridad que la reducción de la mortalidad por muerte súbita se relacionaba con el uso del saco de dormir. Sobre los estudios relacionados con la temperatura corporal, ambos concluían que la temperatura de los niños que utilizaban los sacos era similar a los que utilizaban ropa de cama.

Algunas organizaciones recomiendan el uso de los sacos como una alternativa a la ropa de cama, pero no especifican que reduzcan la posibilidad de muerte súbita, se puede decir que la falta de datos hace que no se recomienden estas prendas como elemento que contribuya a la reducción del riesgo. Los expertos comentan que aunque los estudios revisados son excelentes, son pocos y pequeños, por lo que no existe una clara evidencia de que se trate de prendas seguras si se utilizan correctamente, y menos que puedan prevenir la muerte súbita.

Otro dato a tener en cuenta, la mayoría de muertes súbitas de bebés se producen en familias socialmente desfavorecidas, con mayor riesgo de que los padres consuman sustancias perjudiciales para la salud, además de que no utilizan sacos de dormir para bebés. En cambio, las familias con un nivel de ingresos y educación mayor son los que más utilizan estos sacos, pero también las que tienen menos riesgo de que sus bebés sufran muerte súbita debido a un mejor estilo de vida y seguimiento de las recomendaciones de salud.

En principio, parece que es mejor un saco de dormir que la ropa de cama habitual, pero es evidente que se necesitan realizar más estudios sobre el tema para determinar con exactitud que los sacos reducen el riesgo de muerte súbita en los bebés. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Archives of Disease in Childhood.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...