Otitis infantil y contaminación ambiental

Una investigación realizada por expertos de la UBC (University of British Columbia) de Canadá, muestra la relación entre otitis infantil y contaminación ambiental, concretamente en la infección de oídos que pueden padecer los niños recién nacidos y de hasta dos años de edad. En el estudio se realizó un seguimiento a 45.713 niños recién nacidos y residentes en la provincia canadiense British Columbia, hasta los dos años de edad.

Para relacionar la otitis infantil y contaminación ambiental, los investigadores recopilaron la información de los centros médicos sobre las consultas médicas relacionadas con las infecciones de oído. Se recopilaron los datos de la calidad del aire recogidos por las estaciones de control de contaminación ambiental de la provincia canadiense y posteriormente se cotejaron con las infecciones de oído sufridas por los niños.

Se identificaron las zonas donde vivían los niños y los datos de la exposición a la contaminación ambiental que sufrieron durante los dos meses previos a la infección. Del resultado se desprende que existe un paralelismo entre el incremento de la otitis en función del grado de contaminación ambiental. Al parecer, hasta un 42% de los niños sujetos al estudio, acudieron al menos en una ocasión al especialista por padecer una infección de oído. Estos niños habían sufrido una mayor exposición a sustancias contaminantes procedentes de las emisiones de los coches, las centrales eléctricas, la quema de leña u otras actividades industriales.

Los niveles de gases contaminantes estudiados fueron el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno, etc. Al parecer, los niños que vivían en zonas cuya exposición a los contaminantes era más elevada, eran un 10% más propensos a sufrir una otitis media que los que vivían en zonas con mayor calidad del aire. En el estudio se destacan como fuentes principales del incremento, las emisiones contaminantes de los coches y el humo de la quema de madera, en este último caso, los niños eran hasta un 31% más propensos de padecer una infección de oído.

Los expertos concluyen que esta no es una prueba definitiva que relacione la contaminación del aire directamente con la infección de oído e indican que serán necesarios nuevos estudios para determinar si existen otras causas asociadas. En nuestra opinión, la contaminación medioambiental afecta a los más pequeños de diferentes modos, tengamos presente que son organismos con un sistema inmunológico inmaduro y más susceptible a los agentes contaminantes. Recordemos otros estudios citados en Pequelia, Leucemia infantil y contaminación ambiental, La contaminación atmosférica afecta al peso del bebé o la exposición al plomo durante la infancia propicia la agresividad en estado adulto entre otros estudios.

Esperaremos a conocer los resultados de los nuevos estudios previstos, pero una otitis no es algo tan grave como otras enfermedades sufridas por los niños y provocadas por la contaminación ambiental. Puedes conocer más detalles sobre el estudio a través de la publicación científica Epidemiology.

Foto | Know Malta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...