Ocho consejos para reducir el dolor de las inyecciones en los bebés

Aquí podéis conocer algunos consejos para reducir el dolor y los llantos de los bebés cuando se les debe administrar las vacunas a través de inyecciones.

Vacunas infantiles

Durante los dos primeros años de edad y según el Calendario de vacunas para la infancia y la adolescencia, un bebé puede recibir más de 20 vacunas inyectables (otras son bebidas) con el fin de poder protegerle de enfermedades como la hepatitis, la poliomelitis, el tétanos, la tosferina, etc. Evidentemente las inyecciones son molestas y les producen dolor, pasan unos momentos angustiosos y como padres debemos consolarles e intentar ayudarles a que superen el dolor.

Hoy queremos daros a conocer ocho consejos para reducir el dolor de las inyecciones en los bebés, ocho recomendaciones que seguramente serán de gran ayuda y que en cierto modo paliarán el dolor de los pinchazos.

1-Cuando se le vaya a administrar la inyección al pequeño, es recomendable estar junto a él y a ser posible abrazarlo, el amor y el afecto ejercen un poderoso calmante y les ayudará, tras unos segundos, a superar el dolor.

2-Después de recibir la vacuna se le puede amamantar, con ello se logrará calmar el llanto, hay quien aconseja vacunarlo mientras se le amamanta, de este modo el pequeño llorará menos.

3-Ofrecerle una pequeña dosis de agua con azúcar o en su defecto impregnarla en el chupete, según algunos estudios esta acción contribuye a que sientan menos molestias por el pinchazo.

4-Este consejo se parece al primero, acariciar con suavidad al bebé en la barriguita siempre que lo permita la posología de la vacuna, hablarle suavemente al oído y que sienta en todo momento el contacto con sus padres, es también una opción para calmar al bebé y que sienta menos dolor.

5-Existen alternativas a las jeringuillas, algunas vacunas o fármacos se pueden administrar con unos inyectores de aire comprimido, sobre todo si son sustancias que se administran de forma subcutánea. Informarnos sobre esta posibilidad puede ahorrar algún pinchazo a los pequeños.

6-En algunos casos se puede administrar más de una vacuna en una misma dosis, no siempre es posible pero no está de más consultar con el especialista médico, con ello también se podrá reducir el número de inyecciones que el pequeño deberá recibir.

7-A la hora de poner la vacuna, los padres deben mostrarse serenos y tranquilos, tener angustia o temor, son sentimientos que se pueden transmitir a los pequeños y por tanto se amplifica el dolor que sentirán al recibir el pinchazo. Transmitir calma y tranquilidad ayuda en cierto modo a que se supere con más facilidad el mal trago del pinchazo.

8-Utilizar un elemento de distracción es otra medida a tener en cuenta, un juguete o cualquier objeto que le guste, le distraerá mientras el especialista médico le administra la vacuna.

Estos consejos ayudarán a reducir el tiempo de llanto e incluso la intensidad del dolor, en el caso de que los niños se quejen mucho y sigan llorando, se puede consultar al especialista médico si se le puede administrar un ibuprofeno (esto en el caso de que sea mayor de 6 meses). Estos consejos para reducir el dolor de las inyecciones los hemos conocido a través de Faros, un proyecto del hospital materno infantil Sant Joan de Déu.

Foto | Eyeliam

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...