Nutrición personalizada para bebés prematuros

Una investigación concluye que se puede llevar a cabo una nutrición personalizada para bebés prematuros al constatar que la leche materna cambia su composición y madura al cabo de unas semanas, a pesar de que el bebé no haya alcanzado la edad gestacional a término. Esto sugiere que existe un periodo de tiempo en el que el bebé no puede satisfacer todas sus necesidades nutricionales, de ahí que se estudie la nutrición personalizada.

Nutrición personalizada para bebés prematuros

En investigaciones anteriores se ha demostrado que la composición de la leche materna producida por las madres que dan a luz de forma prematura, difiere de la composición de la leche materna producida por una madre que ha dado a luz a un bebé a término, algo que sugería que el organismo de la madre intenta compensar la alimentación que no recibió el bebé prematuro en el vientre materno al haber nacido antes de tiempo. Ahora, un nuevo estudio basado en estas consideraciones, abre la puerta a la nutrición personalizada para bebés prematuros.

Según un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) y la Universidad de Cork (Irlanda), estas diferencias en la composición de la leche materna se mantienen de cinco a siete semanas independientemente de la etapa del desarrollo del bebé. Esto quiere decir que un bebé que haya nacido a las 24 semanas de gestación, recibirá leche con una composición similar a las de un bebé nacido a término, cuando cumpla las 29 semanas de vida, lo que muestra que existe un periodo desde las 29 semanas hasta las 38 semanas, en las que el bebé sigue necesitando un soporte nutricional que permita satisfacer sus necesidades de desarrollo y crecimiento durante.

Los expertos podrían determinar el momento en el que los metabolitos de la leche materna, en el caso de la alimentación de bebés prematuros, cambian su composición dejando de ser los más adecuados para su alimentación debido a la maduración de la leche producida por la madre. Si se logra establecer una relación causal entre la composición de la leche y los parámetros del desarrollo del bebé, esto daría lugar al desarrollo de una nutrición personalizada que pudiera satisfacer perfectamente las necesidades nutricionales de un bebé, desde el momento que la leche madura, hasta que el bebé alcanza las 38-40 semanas.

En estudios previos se ha demostrado que la leche materna ofrece muchos beneficios en todos los sentidos a los bebés prematuros, pero un consumo de leche nutritiva pero inadecuada por su composición, podría derivar en insuficiencia nutricional y en una reducción en el aumento de peso. Por ello, el objetivo es demostrar que existe una conexión entre el contenido nutricional de la leche materna y el desarrollo del bebé, posteriormente se analizaría la leche para determinar si cuenta con los suficientes nutrientes para satisfacer las necesidades del bebé prematuro, tras haber madurado y no habiendo alcanzado la edad gestacional a término.

Estos resultados ayudarían a los bebés prematuros, ya que podrían recibir los suplementos nutricionales necesarios que no llegan al haber madurado la leche. De momento los expertos explican que todavía no conocen la importancia real de determinados metabolitos de la leche materna y cómo afecta al organismo una leche madura que estos bebés no están preparados para digerir correctamente. Esto ha llevado a solicitar la realización de nuevas investigaciones en las que se tenga presente el desarrollo de los bebés prematuros y su relación con la leche materna que reciben.

En la investigación, los expertos analizaron la composición de la leche materna de 15 madres que habían dado a luz a bebés prematuros y de otras 15 madres que habían dado a luz a término. Mediante una espectroscopia de resonancia magnética nuclear se analizó la composición de la leche, logrando determinar los cambios que se produjeron tras el nacimiento en las siguientes semanas. Los niveles de nutrientes en la leche materna variaron significativamente dependiendo de la edad gestacional del bebé, pero como hemos indicado, al cabo de unas semanas la leche maduraba y su composición, según los expertos, no satisface las necesidades nutricionales del pequeño al no haber alcanzado la edad a término.

Sin duda, es una investigación interesante que permitirá mejorar la alimentación de los bebés prematuros y especialmente de los nacidos antes de las 30 semanas de gestación. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Nutrients.

Foto | Malmesjo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...