Nueva formulación alimentaria que reduce la tasa de infección hospitalaria en los bebés

Un grupo de investigadores ha descubierto que la suplementación con lactoferrina en la alimentación de los bebés que están en las unidades de cuidados intensivos neonatales, reduce la tasa de infección hospitalaria hasta en un 50%, por lo que es posible que en un futuro a corto o medio plazo se incluya en el protocolo de actuación hospitalaria.

Lactoferrina

Un grupo de investigadores estadounidenses de la Escuela de Medicina y la Escuela de Enfermería Sinclair de la Universidad de Missouri, llevó a cabo un estudio en respuesta al llamamiento realizado por la Academia Americana de Pediatría, para reducir el número de infecciones nosocomiales (infecciones intrahospitalarias) que afectan a los recién nacidos ingresados en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

La investigación ha descubierto que una proteína que es clave en la nutrición infantil, puede desempeñar un papel significativo en la reducción de este tipo de infecciones que se sufren en la UCI de neonatos. Por tanto, se considera que se puede desarrollar una nueva formulación alimentaria, capaz de reducir la tasa de infección hospitalaria en los bebés. La clave se encuentra en la lactoferrina, una proteína que, como indica su nombre, está relacionada con los iones de hierro.

Está presente en diferentes fluidos corporales y es sintetizada por los neutrófilos (leucocitos) de la sangre y por varios tipos de células. La lactoferrina se caracteriza por su actividad antimicrobiana, priva a los microbios del hierro que necesitan para crecer, por lo que se considera un componente de la inmunidad innata.

Según las pruebas realizadas, el tratamiento con lactoferrina en los recién nacidos redujo la tasa de infecciones como la neumonía, la meningitis o las infecciones del tracto urinario, además, no produce ningún efecto tóxico o secundario. Los resultados serán de gran interés para aquellas empresas y laboratorios que trabajan en la formulación infantil, ya que a través de la alimentación se puede reducir la tasa de infecciones, mejorar la salud de los bebés, reducir el gasto médico, etc.

Los investigadores explican que la lactoferrina se puede sintetizar y purificar a partir de la leche bovina, de hecho, es uno de los ingredientes principales de la leche de fórmula. En la investigación se realizó un doble ensayo ciego y aleatorio con 120 bebés que nacieron con un peso de entre 750 y 1.500 gramos, los bebés fueron divididos en dos grupos, uno recibió dos veces al día durante 28 días 150 mg por cada kilo de peso de esta proteína, y el otro grupo recibió un placebo.

Los resultados no dejan lugar a dudas, el grupo de bebés que recibió la proteína, experimentó una reducción del 50% el riesgo de sufrir una infección. De todos modos, el estudio es bastante pequeño, por lo que es necesario poner en marcha un ensayo clínico a gran escala para corroborar los resultados y poder integrar la alimentación con el suplemento de lactoferrina en el protocolo del tratamiento estándar que reciben los bebés. Los expertos comentan que es más barato el tratamiento preventivo con una nueva formulación alimentari que el tratamiento de las infecciones, por lo que tiene sentido que se incluya en el protocolo de actuación hospitalaria.

Podéis conocer más detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Missouri, y en este otro publicado en la revista científica The Journal of Pediatrics.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...