No se debe cubrir la silla de paseo con una sábana para proteger al bebé

Como cada año por estas fechas, recordamos que no se debe cubrir la silla de paseo con una sábana o una tela fina, creyendo que de esta forma se protege de forma más efectiva al bebé del sol. En realidad, con este tipo de prácticas se pone al bebé en riesgo de sufrir un golpe de calor o el síndrome de muerte súbita del lactante.

Protección de los bebés en verano

Aunque es un tema del que hemos hablado en otras ocasiones, cada año lo retomamos dado que en verano siempre vemos a algunos padres que, con la buena intención de proteger del sol y del calor a sus bebés, cubren la silla de paseo con una sábana. Son varios los expertos que cada año lanzan el siguiente aviso, no se debe cubrir la silla de paseo con una sábana para proteger al bebé, ya que se pone en riesgo su vida.

Ni sabanas, ni mantitas o telas finas, para proteger al bebé cuando está en el cochecito ya está la capota, si lo cubrimos, lo que hacemos es convertir en una “pequeña sauna” el espacio interior del cochecito, provocando que se impida la circulación del aire y que aumente la temperatura interior, además, perdemos de vista al bebé con los riesgos que ello implica, ya que si tiene algún signo de malestar los padres no podrán apreciarlo.

Según algunas investigaciones realizadas, si una silla de paseo se coloca en un lugar entre las 11:30 a 13:00 horas donde la temperatura media es de 22º C, al cubrir el cochecito con una sábana u otra tela fina, en unos 30 minutos la temperatura interior se eleva hasta alcanzar los 34º C. Si se mantiene cubierto hasta 60 minutos, la temperatura llega a alcanzar los 37º C. Claro, que estamos hablando de una temperatura ambiental de 22º C, por lo que podemos imaginar que ocurriría si la temperatura del ambiente es de 25-30º C.

El bebé se encuentra en un ambiente sin aire y con una elevada temperatura, esto puede provocar que sufra un golpe de calor y aumenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante, a esto hay que añadir que en el caso de ser un recién nacido, el aumento de calor se puede interpretar por el cerebro como una vuelta al útero materno, pudiendo paralizar la respiración. Es muy probable que el bebé no pueda mostrar su malestar ante el sofocante calor, quizá se muestre irritable, pero también puede quedarse dormido y sufrir las consecuencias antes descritas.

Esta situación es comparable a la de dejar a un niño encerrado en el coche durante un rato como si se tratase de un espacio seguro, mientras los padres van a comprar o hacer un recado. Esto provoca que cada año mueran niños por un golpe de calor, y a pesar de que cada año se da mucha información sobre el tema, algunos padres siguen dejando a sus hijos en el coche, recordemos que recientemente conocíamos dos nuevos casos en España.

Mientras se vean este tipo de prácticas, la información se debe repetir hasta la saciedad, siendo el único modo de lograr que cada vez sean menos los padres que cubren las sillas de paseo. Hay que recordar que en verano hay que evitar pasear con los bebés en la franja horaria comprendida entre las 11:00 y las 17:00 horas, buscar siempre sombras y lugares frescos, protegerlos con la capota o una sombrilla del sol, e hidratarlos correctamente a través de la lactancia materna.

No sólo se cubre la silla de paseo, esta práctica la hemos visto en la playa, algún que otro padre ha cubierto con una sábana una pequeña tienda de campaña que sirve para colocar a los niños pequeños en su interior y protegerlos del sol, el riesgo de sufrir un golpe de calor es muy elevado. Esperamos que esta información se difunda y comparta, a fin de evitar que este tipo de prácticas se siga sucediendo.

Foto | therealnani

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...