Niños de sexo indeterminado

El próximo mes de noviembre entrará en vigor una nueva reglamentación en Alemania, los bebés con intersexualidad podrán ser registrados como niños de sexo indeterminado.

Intersexualidad

Seguramente más de un lector no dará crédito a esta noticia, a partir del próximo mes de noviembre, en Alemania, los recién nacidos podrán ser inscritos en el registro civil como niños de sexo indeterminado, un tercer género que no parece tener ni pies ni cabeza, pero tiene una clara explicación. Esta recomendación parte del Tribunal Constitucional del país que determina que el género es un derecho humano básico, por lo que se ha decidido que los bebés afectados por anomalías genéticas que imposibilitan la identificación y diferenciación de los órganos genitales que determinan el sexo, podrán ser registrados como bebés de sexo indeterminado.

Parece ser que hasta la fecha, cuando se producía un caso con las características descritas, eran los padres y los especialistas médicos quienes elegían si al recién nacido se le inscribía en el registro Civil como niña o como niño, ahora ya no será necesario y podrán ser considerados indeterminados. Claro, que esta solución tiene también sus problemas, ¿cómo afectará a los pequeños cuando sepan que se les considera indeterminados? Se explica que estos niños podrán optar por un sexo u otro cuando lo decidan los padres o sean adultos, y someterse a las oportunas operaciones para que dejen de ser indeterminados. ¿No existen otras pruebas que puedan determinar el sexo sin necesidad de una visual de los órganos genitales?

Para algunas asociaciones se trata de un paso atrás, la razón es que nadie ha reivindicado la creación de un tercer género, el indeterminado. Esta ley que entrará en vigor en un par de meses puede originar que las familias soliciten que se proceda a las operaciones oportunas cuanto antes para la determinación del sexo, especialmente para aquellas familias a las que les termine resultando insoportable que su hijo no tenga sexo definido, así lo explica la Organización Internacional de Intersexos (OII) de Francia. Se apuesta por una solución más coherente como la que está establecida en Francia, si un niño nace sin un sexo claramente identificable, las familias cuentan con un periodo de 24 meses para determinarlo, para ello cuentan con la ayuda de un especialista médico y un juez.

La intersexualidad, que no hermafroditismo, es una alteración del desarrollo del sexo, ésta se produce a causa de una anomalía en la configuración de testículos u ovario. No se conoce exactamente el número de personas que están afectadas por esta alteración, pero se puede decir que el número es reducido, según algunos investigadores la tasa es de 1 de cada 500 recién nacidos. Según leemos aquí, un estudio publicado en American Journal of Human Biology, determinaba que el problema afectaba hasta un 2% de los recién nacidos, se indicaba además que sólo entre el 0’1 y el 0’2 de las personas se sometían a operaciones quirúrgicas correctoras.

La cirugía no es una solución, sobre todo en niños pequeños, el hecho de adjudicarles un sexo no quiere decir que se acierte y que éste sea el que verdaderamente le corresponde, por tanto, lo más coherente sería dejar crecer a los niños y así se tendría una mayor certeza sobre su verdadero sexo. Al respecto es interesante citar un texto del libro ‘No soy niña ni niño’ de Dany-Salomé Gillis, “Mi biología es masculina, mi estado interior es femenino… Si pudiera elegir, optaría por crear un término que reuniera los dos géneros en uno solo… entiendo perfectamente la angustia de padres y médicos, y más aún porque la legislación obliga a declarar el género. La cirugía en los bebés no es una solución; adjudicarles un sexo no proporciona ninguna certeza sobre cuál es su sexo verdadero… dejadnos elegirlo libremente cuando nos sintamos capaces de definirnos. No nos condenéis a vivir desde el nacimiento con un sexo que no es el nuestro.”

Por tanto, la solución que se adopta en el país galo no es tampoco la más adecuada, ya que decidir en un plazo de 24 meses incrementa el margen de error, al final parece que la reglamentación alemana resulta más coherente y facilita la elección más adecuada, por tanto en Alemania existirán tres géneros, hombre, mujer e indeterminado.

Más información | Sueddeutsche (Alemán)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...