Muerte súbita infantil, consejos para reducir el riesgo

No existe una sola causa que provoque la muerte súbita en los bebés, pero se pueden tener en cuenta una serie de consejos para reducir el riesgo, son sencillos y fáciles de ejecutar.

SMSL

La Asociación Española de Pediatría (AEP), y concretamente el Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil, proporciona diferentes consejos para reducir el riesgo de muerte súbita en bebés menores de 12 meses. Son consejos simples que merece la pena tener en cuenta para mayor tranquilidad de los padres.

Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida (la recomendación que proporciona la OMS), posteriormente continuar con la lactancia hasta los dos años, complementada con los alimentos que se deben ir incluyendo gradualmente según las pautas que proporcionan los pediatras. A la hora de dormir el mejor lugar y el más seguro es la cuna, recordemos que no hace mucho hablábamos del riesgo de que el bebé se durmiera en el sofá, incluso aunque los padres lo estuvieran vigilando.

El colchón de la cuna debe ser firme y en ella no se deben colocar objetos blandos como pueden ser los peluches o los almohadones. A la hora de colocar el bebé en la cuna, es preferible que esté boca arriba (posición supina) tanto a la hora de la siesta como por la noche, salvo que pueda existir indicación médica que recomiende otra posición por algún tipo de malformación, por reflujo, etc. Hay que recordar que cuando el bebé duerme boca arriba no suele tener dificultades respiratorias, además no se incrementa el riesgo de que pueda sufrir una apnea.

Dormir con almohadas o mantas también puede ser peligroso, ya que son elementos que podrían obstruir las vías respiratorias, según los estudios, un 20% de los bebés que sufren muerte súbita están cubiertos con ropa de cama. Cuando el bebé está despierto, puede pasar un rato boca abajo pero siempre que un adulto lo esté vigilando.

Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil

La AEP recomienda que no se fume estando embarazada y también que no se fume en presencia del bebé, el pequeño tiene que poder respirar un ambiente limpio. Según algunas investigaciones, el tabaco puede incrementar hasta un 4% el riesgo de que el bebé pueda sufrir muerte súbita.

Otro consejo que ofrece el Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil y que indirectamente tiene que ver con la prevención, es compartir la información sobre los riesgos que incrementan la muerte súbita con todas aquellas personas que vayan a cuidar al bebé. Como sabemos no existe una sola causa que provoque el SMSL (Síndrome de Muerte Súbita), pero teniendo en cuenta estos consejos se puede reducir el riesgo.

Finalmente, un consejo que merece la pena tener en cuenta, durante los últimos años han aparecido dispositivos tecnológicos que vigilan los signos vitales de los bebés, en teoría tienen como finalidad prevenir la muerte súbita. Estos aparatos no son una solución para que los padres se sientan más tranquilos, esa confianza podría ser fatal. Los expertos aseguran que estos dispositivos ofrecen una falsa sensación de seguridad y sus supuestos beneficios no se han certificado científicamente.

A través de la página oficial de la AEP podréis conocer más detalles sobre las investigaciones que se han realizado en torno a la muerte súbita.

Foto 1 | Cambridge Brewing Co.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...