Cómo mejorar la motora fina de tu bebé

La motora fina tiene que ver con el desarrollo de la coordinación entre los ojos y las manos. Esto se traduce en la capacidad que permite a nuestro hijo coger objetos, sostenerlos y manipularlos. Ello depende mucho de las estimulaciones ambientales que reciba el pequeño, por lo que los padres podemos ayudar, mediante algunos sencillos ejercicios, a mejorar la motora fina de los niños.

El reflejo de presionar está presente desde el primer momento

Cuando hablamos del desarrollo del movimiento de un niño podemos referirnos a dos tipos de psicomotricidad: la motora gruesa y la motora fina. La motora gruesa  se aplica a los cambios de posición del cuerpo y al desarrollo del equilibrio, incide en su capacidad para ponerse en pie y aprender a andar. Por su lado, la fina tiene que ver con el desarrollo de la coordinación entre los ojos y las manos. Es normal que el bebé desarrolle poco a poco cada una de las dos capacidades, por lo que no te preocupes si ves que se comporta con torpeza. Esto es un rasgo intrínseco a todos los niños pequeños. En lo que se refiere a la motora fina, la evolución se hace de arriba a abajo y de dentro hacía fuera. Lo cual quiere decir que es habitual que el niño empiece a controlar los hombros antes que las manos, y las manos antes que los dedos.

Así, la motora fina se traduce en la capacidad que permite a nuestro hijo coger objetos, sostenerlos y manipularlos. Ello depende mucho de las estimulaciones ambientales que reciba el pequeño, por lo que los padres podemos ayudar, mediante algunos sencillos ejercicios, a mejorar la motora fina de los niños. Nunca podrás enseñarle a agarrar, eso es algo que debe hacer por sí mismo, pero si que puedes estimularle si le ofreces distintos tipos de objetos que puedan ser manipulados de manera distinta. Esto le servirá a tu hijo para realizar actividades que en un futuro próximo formarán parte de su rutina diaria. Hablamos de escribir, dibujar, comer, vestirse, etc.

La motora fina desarrolla la capacidad del niño para agarrar objetos

Sin embargo, y antes de llegar a ello, es esencial que el niño aprenda cuatro funciones que son básicas para un correcto funcionamiento de la motora fina: coger objetos, alcanzar objetos, soltar objetos y mover la muñeca en varias direcciones. Puede parecer una tontería, pero estas simples acciones harán que el bebé adquiera reflejos y que empiece a tomar conciencia de su propio cuerpo, sabiendo que puede utilizar los brazos y las manos. Alcanzar peso también favorece el hecho de que el niño estire los brazos y, en consecuencia, levante la cabeza y el tronco.

Cuando tu hijo todavía sea un bebé no podrá coger juguetes entre sus manos pero, sin embargo, sí manifestará el reflejo isntintivo de agarrar y presionar. Y si no, haz la prueba. Pon un dedo contra la palma de la mano del bebé y verás como casi inmediatamente él apretará sus dedos alrededor del tuyo.

Fuentes: Blogtubebe.com; Webcache

Niña por CarbonNYC en Flickr

Niño con helado por Pink Sherbet en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...