Mira los peligros de la electricidad para un bebé

La electricidad es un peligro muy frecuente en los bebés

Cuidado con la electricidad si tienes un hijo pequeno

Hace unos días, The Times of India, dio a conocer la noticia de una niña de apenas dos años de edad, que tras chupar el cargador de un teléfono móvil en contacto con corriente, murió electrocutada. Según el medio de comunicación, la madre se habría llevado el teléfono pero dejó conectado el cargador, por lo que quedaría el otro extremo del cable al alcance de la niña, quien lo tomó y se lo llevó a la boca. Este no es el primer caso de un bebé que muere a causa de electrocución, por lo que se debe aprender cómo prevenir estos accidentes fatales.

El peligro de un bebé ante la electricidad

Debes tener presente en todo momento un bebé es naturalmente curioso, recuerda que está conociendo su entorno y por ende, no reconoce los riesgos, es tu deber como padre o familiar prevenir accidentes, en este caso, aquellos relacionados a la electricidad.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) publicó un informe llamado “Principales accidentes por edades”, en el cual afirman que “desde pequeños tendemos a indagar, a querer conocer lo que sucede a nuestro alrededor y a experimentar lo que pasa cuando se alteran ciertas rutinas y hábitos establecidos”. Además, la AEP explica que es común que un bebé de seis meses se lleve los objetos a la boca, de allí la importancia de supervisar todas las zonas de la casa.

Ante los casos de electrocución, la AEP informa sobre las quemaduras derivadas de este tipo de accidentes de alto cuidado, ya que “Las lesiones que se producen como consecuencia de una descarga eléctrica son muy graves, producen quemaduras muy profundas que afectan estructuras internas como tendones y músculos, por lo que pueden provocar incapacidades funcionales graves”, exponen en su informe.

Incluso, la pediatra María Teresa Benítez, autora de la publicación, indica que cuando se trata de una descarga muy intensa, esta puede recorrer el cuerpo y producir un paro cardiaco o la muerte inmediata. Aunque en algunas casas se cuenta con dispositivos capaces de hacer saltar la corriente, en ocasiones, un bebé puede llegar a ser conductor de la electricidad.

¿Cómo prevenir electrocución en un bebé?           

La OMS ha propuesto cambiar la palabra accidente por “lesión no intencionada” ya que precisamente se trata de eso, de situaciones inevitables y en las cuales se puede influir, de allí que no pueda referirse a un accidente que es un hecho de azar y que no pueda prevenirse. Por ello, la electrocución puede prevenirse tomando ciertas medidas.

Como primer paso, se debe informar al niño sobre los riesgos, por supuesto una vez que adquiera mayor comprensión de su entorno, ya que cuando es bebé no tienen conciencia de los accidentes y los peligros a los que puede exponerse. Una vez que tenga la capacidad de entendimiento y asimile ciertas normas, es posible darle medidas de precaución.

Cuando tienes un bebé en casa debes cubrir los enchufes con protectores, de este modo evitas que el bebé o la bebé introduzca sus dedos, juguetes o cualquier otro objeto. No necesitas inventar dispositivos caseros para preservar la seguridad del infante, ya que pueden ser ineficaces e incluso peligrosos. Lo mejor que puedes hacer es adquirir protectores en tiendas dedicadas a productos infantiles y corroborar su funcionamiento.

La AEP y, la organización de consumidores Facua en su ‘Manual de prevención de accidentes del hogar’, afirman que estos dispositivos son bastante confiables y seguros al momento de prevenir una electrocución, además que estas herramientas “en los domicilios de Estados Unidos redujo hasta en un 60% los accidentes domésticos por descarga eléctrica”.

Algunos consejos para prevenir la electrocución      

  • Comprobar constantemente el estado de los diferentes enchufes y en caso de estar deteriorados, repararlos a la brevedad (rotos, con manchas, fuera de la pared) o en todo caso, cambiarlos por unos nuevos. Lo mismo aplica en el caso de los alargadores.
  • Ubicar los enchufes lejos del alcance de un bebé o niño pequeño, ya que cuando comienzan a gatear y a caminar, también aumenta su curiosidad.
  • Reparar los cables y aparatos eléctricos defectuosos.
  • De ninguna forma dejes cables en el suelo o que pasen debajo de las alfombras.
  • Evita conexiones múltiples, ya que además de llamar más la atención del bebé, puede causar problemas eléctricos en general.
  • Mantén alejado al bebé o niño de cualquier artefacto eléctrico cuando esté descalzo con sus pies húmedos.
  • Desenchufa cualquier tipo de electrodoméstico en especial pequeños como secadores, planchas de ropa o cabello, entre otras, de esta manera evitas que el bebé pueda tirar del cable y exponerse a un golpe, quemadura o electrocución.
  • No manipules cables o enchufes frente a un niño o bebé, recuerda que ellos todo lo imitan.
  • No dejes aparatos electrónicos a su alcance, vigílalos muy bien, es mejor que cuentes con una mesa o encimera.
  • No dobles fuerte los cables al momento de guardarlos, ya que rompes su funda protectora y puede ocasionar un cortocircuito al conectarlo.
  • Evita que los cables y aparatos estén cerca del agua.

Como ves, hay varias prácticas que puedes implementar en el hogar y cuidar de tu bebé o niño, ¡adquiere estas nuevas costumbres!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...