Miedo a bañar a tu bebé, conoce estos tips

Aprender a tu bebé a bañarse es super importante

Aprende como bañar a tu bebé

Al ser mamá primeriza experimentamos miedo por prácticamente todo, y el baño de nuestro bebé no es la excepción, solo de pensar en ello surgen los nervios y la inquietud. Pero, tranquila, ten calma, si podrás lograrlo. Para que salgas victoriosa del intento te daremos algunos tips para que todo sea mucho más fácil y sin temor.

Consejos para quitarte el miedo

  • Mantén siempre lista su ropa, también la toalla que usarás para secarlo y todos los accesorios que necesitas para bañarlo.
  • No lo dejes solo en la tina por ir a hacer otra cosa, es mejor que olvides por un tiempo todo lo demás y le pongas toda tu atención al bebé.
  • Al principio no será fácil porque tendrás que transmitirle seguridad, pero poco a poco ganarás experiencia y ambos lo disfrutarán cada vez más.
  • Recuerda que es muy importante que la habitación en la que lo vayas a bañar no sea fría, ni tenga corrientes de aire.
  • En cuanto al agua, la temperatura del agua debe ser confortable para el bebé, ten un termómetro o tócala para verificar que es la adecuada.
  • En el caso de los recién nacidos, recuerda que no necesitan bañarse todos los días, a menos que su pediatra indique lo contrario.
  • No puede bañarse en la tina hasta que sanen las cicatrices del cordón umbilical y de la circuncisión, sólo dale baños de esponja.
  • En caso de que por accidente durante el baño se moje el cordón umbilical del bebé, úntale un poco de desinfectante, pero nunca alcohol.
  • Si el bebé es muy pequeño, coloca una toalla en la base de la tina para evitar que se resbale al mover sus piernas. También existen tinas especiales en tiendas de bebés con asientos o soportes, busca alguna que te guste y te haga sentir segura.
  • Siempre utiliza jabones y shampoo especiales para bebés.
  • Mientras lo bañas puedes colocar una toallita mojada con agua tibia sobre su estómago, así conservarás el calor de su cuerpo mientras terminas de bañarlo.
  • Siempre empieza por el cuerpo y termina con la cara y la cabeza.
  • No utilices hisopos (cotonetes) para limpiarle los oídos, ya que algún movimiento brusco puede causar accidentes y además no son recomendados por el otorrinolaringólogo para su limpieza.
  • Para limpiarle los ojos utiliza una mota de algodón humedecida y desliza suavemente desde la nariz hacia fuera.
  • Para lavarle la cabeza sostenlo con tu antebrazo, de manera que su cabeza descanse en la palma de tu mano, y así el agua y el jabón no le entrarán a los ojos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...