MI bebé es feliz

Mi bebé es feliz

Toda madre dispone de una capacidad intuitiva para hacer feliz a su bebé, un poder mágico esencial para tu hijo, las vivencias felices en la infancia son el bálsamo para los reveses que la vida nos depara. Según diferentes estudios la felicidad depende del carácter innato del niño hasta en un 53% y el resto lo determina su entorno.

Se sabe que el cerebro de un bebé bien atendido segrega más oxitocina y endorfinas (hormonas del bienestar) que el de otro dejado a su suerte. El cerebro se acopla a ello y de adulto sigue produciendo más cantidad de estas hormonas. Así que el amor que brindas a tu pequeño es muy importante para su felicidad futura, al igual que las atenciones que le procuras.

Las cosas que hacen que un bebé sea feliz son muchas y muy simples, estar contigo es la principal, necesita tenerte cerca, durante el embarazo se sentía seguro en tu vientre al nacer se rompió el contacto tan íntimo pero cuando le estrechas contra tu pecho o le acuestas a tu lado siente de nuevo esta unión. La necesidad es recíproca, tú también quieres estar con él, así que escucha esa voz interior que te dicta tenerlo cerca.

El tacto es el único sentido que está totalmente desarrollado al nacer, a través de su cuerpo tu bebé nota el contacto contigo, le encanta que le acaricies y que le beses, así el bebé es feliz. Tocarle refuerza su sistema inmunológico, estimula las hormonas del crecimiento y alivia los dolores producidos por los cólicos.

Un entorno agradable evita que el bebé sufra de estrés, evitar los ambientes ruidosos, voces estridentes, televisión o radio muy altas pueden llegar a alterarle, puesto que el crecimiento veloz de su cerebro le provoca una avalancha de estímulos internos. Por eso un entorno tranquilo le hace mucho bien, sobre todo en los primeros meses.

Hablarle le tranquiliza, le gusta oír tu voz, explicarle lo que le ocurre cuando tiene hambre le ayuda a descubrir qué le pasa, eres su espejo y al sintonizar con él le enseñas cuáles son sus emociones. Tu bebé es feliz cuando le hablas, cuéntale cómo vais a pasar el día, escuchar tu voz le da seguridad y le hace sentir bien.

Foto| Oleg Kozlov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...