Metales tóxicos en el 95% de los alimentos infantiles de Estados Unidos

Una nueva investigación realizada en Estados Unidos constata la presencia de metales tóxicos en el 95% de los alimentos infantiles. Se trata de metales pesados y otros elementos tóxicos presentes en los productos en un rango que supera los límites establecidos por las agencias reguladoras.

Plomo en los alimentos infantiles

Según los resultados de una investigación encargada por Healthy Babies Bright Futures, los metales tóxicos están presentes en el 95% de los alimentos infantiles de Estados Unidos. Se trata de contaminantes que proceden de distintas fuentes como fertilizantes, pesticidas, contaminación del aire, etc., y acceden a los alimentos a través de distintos canales. Los expertos advierten que los metales tóxicos o pesados pueden afectar al desarrollo neurológico del bebé y, en consecuencia, al cociente intelectual.

Healthy Babies Bright Futures es una organización que aglutina a varias organizaciones sin ánimo de lucro, investigadores, expertos en nutrición, etc., y que se dedica a diseñar e implementar programas que permitan reducir significativamente la exposición de los bebés a productos químicos tóxicos durante sus primeros 1.000 días de desarrollo. La organización considera de vital importancia que los padres conozcan estos hechos e intenten evitar aquellos alimentos que tienen un mayor riesgo de contener metales pesados.

Según los resultados de la investigación, el 95% de los productos analizados contenían plomo, un 75% cadmio, un 73% arsénico y un 32% mercurio, cierto es que algunas muestras contenían metales pesados según los límites establecidos por las agencias reguladoras, pero otros pueden suponer un serio riesgo para el desarrollo. Según el estudio, el 88% de los alimentos para bebés analizados, superan los límites de seguridad para arsénico, plomo y otros metales pesados, en el caso del plomo, se constató que un 20% de los productos analizados superaban en 10 veces el límite establecido por agencias reguladoras como la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos).

Algunos alimentos como los preparados a base de arroz, contienen los cuatro metales pesados analizados, recordemos que hace unos años se realizó un estudio en el que se destacaba que este tipo de alimentos tenían hasta seis veces más arsénico que otros cereales, este nuevo estudio no hace más que confirmar que poco o nada ha cambiado en lo referente a los productos con base de arroz destinados a la alimentación infantil.

En el estudio se recomienda que, además de reducir los alimentos con base de arroz, se reduzca el consumo de los zumos de frutas, zanahorias y batatas, que también contienen un alto contenido en metales pesados. Se recomienda el consumo de otras verduras, zumos y otros alimentos, a fin de reducir la exposición de los bebés y niños pequeños a estos materiales tóxicos. Los responsables del estudio consideran que es prioritario que la FDA utilice su autoridad y obligue a las empresas alimentarias a reducir los metales pesados en los alimentos para bebés.

La investigación que se titula ¿Que hay en la comida de mi bebe? (What’s in my baby’s food) y que podéis consultar en este Pdf, podréis conocer con detalle el análisis realizado, los resultados, recomendaciones… Por fortuna, en Europa la legislación es más estricta, pero aún así, existen problemas con algunos alimentos como el arroz. Hace un par de años, una investigación realizada en Alemania ponía al descubierto que los productos de arroz para la alimentación de bebés y niños pequeños contenían valores inaceptables de arsénico inorgánico, de ello hablábamos aquí. Pero este es sólo un estudio de varios que se pueden citar, a día de hoy, algunos productos siguen superando el contenido en arsénico y otros productos tóxicos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...