Masajear los pies del bebé

Siempre es completamente aconsejable hacerse un tiempo para brindarle masajes al cuerpo del bebé, ya que es una experiencia sumamente relajante para el niño que lo ayuda a desarrollarse más y mejor a la vez que mejora los vínculos entre el adulto y el pequeño. Además de los masajes que pueden darse en vientre y extremidades, los masajes en los pies del bebé pueden ser realmente reconfortantes, sobre todo en aquellos que estan aprendiendo a dar sus primeros pasos, ya que les da un gran estímulo y fortalece su estructura interna.

Para brindar un positivo masaje en los pies del niño hay que preparar toda la situación para que el momento de relax verdaderamente se aproveche al máximo, para eso hay que elegir un momento del día en el que se encuentre contento y relajado, contando con que ambos estén tranquilos sin la posibilidad de que los puedan llegar a interrumpir. Lo siguiente es preparar una zona de la casa donde haya una buena temperatura y silencio suficiente, elegir una superficie cómod sobre la cual depositarlo y quitarse todos los anillos y pulseras para evitar lastimarlo durante el masaje. Lo más recomendable es entibiarse las manos y frotarse algún aceite con aroma agradable antes de tocarlo.

Una vez todo listo hay que comenzar acariciando sus pies para que vayan sintiendo las sensaciones de a poco, luego tomar uno de ellos y deslizar el dedo pulgar suave pero firmemente a lo largo de la planta, desde la parte del talón hasta la zona de los dedos y luego repetir el mismo movimiento por la parte superior, de esa forma se estimulan las terminaciones nerviosas y se mejora la circulación sanguínea. Con mucho cuidado hay que tomar cada uno de los dedos del pie del bebé y estirarlos para desuntemecérlos, algo necesario en el tiempo en el que comienzan a caminar.

Otro masaje recomendable es el de acariciar las plantas de los pies para que el bebé tenga el reflejo de cerrar sus dedos, esto es favorable ya que se estimula su capacidad de agarre al suelo, de esta manera aprenderá a caminar con mayor confianza eliminando riesgos de que se caiga o tropiece. Para fortalecer los tobillos del niño hay que cubrir el pie entero con la palma de la mano y presionarlo suavemente mientras se realizan delicadas rotaciones hacia un lado y hacia el otro, recomendado para casos en los que los pequeños adoptan malas posiciones al pararse y andar.

Esta serie de pasos deben empezarse y terminarse de a un pie por vez, cuando ambos ya estén listos y relajados el masaje continúa por las piernas, con pequeñas y suaves flexiones para ejercitar las articulaciones de las rodillas y de las caderas, eso les dará fuerza y resistencia. Está comprobado que masajear los pies del bebé hace que tenga mejor ánimo y carácter, por lo que lloran menos y son más felices, a la vez que ganan peso más rápido en caso de bebés muy delgados, ya que gastan menos calorías, completamente indicado para bebés prematuros.

Vía | Crecer Feliz
Foto |  P – A – S – T

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...