Masaje para bebés en la espalda

Viendo este vídeo podemos aprender a realizar un masaje para bebés en la espalda, como sabemos, son muchos los beneficios que ofrecen los masajes para bebés, a través de las caricias y los masajes se crea una comunicación entre padres e hijos que fortalece el vínculo afectivo, como dice la educadora de masaje infantil Olatz Zeberio, el masaje infantil es una alimentación afectiva. Existen varios tipos de masajes específicos, un ejemplo que podemos citar es el Masaje Shantala, ideal para relajar al bebé reduciendo la incidencia de los cólicos del lactante y mejorar la calidad del sueño infantil.

Nos enseñan a realizar un masaje para bebés en la espalda, pero antes de iniciar el masaje es interesante que se den las condiciones propicias para que el bebé acepte de buen grado el masaje, temperatura, luz, etc., recordemos que hay bebés a los que no les gusta el masaje infantil y en este caso será interesante tener en cuenta los masajes personalizados para bebés. Todas las condiciones son favorables y Olatz Zeberio se dispone a explicarnos como dar el masaje.

A los bebés no les gusta estar boca abajo sobre una superficie, una buena opción es colocar al bebé sobre nuestras piernas en posición cruzada, teniendo presente que la pierna que cruza sea sobre la que el bebé tiene la cabeza. Mimos y ternura predominan en el vídeo, podemos ver que ambos padres participan en el masaje infantil.

Se colocan las dos manos, previamente untadas con aceites vegetales específicos para el bebé, sobre la espalda. El contacto es muy amplio, los movimientos resultan agradables y el bebé se siente querido y mimado. Las dos manos se mueven al unísono hacia atrás y adelante, abarcando toda la espalda, siempre presionando con delicadeza y suavidad. Posteriormente se cambia la posición del masaje, una mano sujeta al bebé en el culete y con la otra mano se realizan pasadas desde la nuca hasta el final de la espalda.

Como podemos apreciar, el masaje para bebés en la espalda abarca distintas técnicas y cada una ofrece diferentes tipos de estimulación, la educadora de masaje infantil nos muestra otra posición, en la misma postura en la que se encuentra el bebé, procedemos a coger con una mano sus pies y realizamos las mismas pasadas que en el masaje anterior pero esta vez abarcando toda la superficie desde la nuca hasta los tobillos. El siguiente paso es masajear las zonas que se encuentran a ambos lados de la columna vertebral realizando círculos concéntricos con las manos de arriba abajo.

El último paso del masaje para bebés en la espalda se podrían considerar caricias que logran relajar al bebé, caricias que se realizan desde la cabeza hasta los pies. Resulta gratificante ver las reacciones del bebé y comprobar cómo responde a los estímulos proferidos por las manos de los padres, es como decía la instructora, una alimentación afectiva y comunicativa.

Vía | YouTube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...