Mala conducta alimentaria infantil

Trastornos alimentarios infantiles

La mala conducta alimentaria infantil es algo cotidiano, muchos padres libran su batalla particular durante la hora de la comida intentando que sus hijos coman alimentos que resultan beneficiosos para su salud y su desarrollo, sin embargo, no son alimentos del agrado de los niños y no quieren comer. Algunos padres creen que sus hijos sufren algún tipo de trastorno alimentario y con el fin de que se alimenten ceden a los caprichos de los niños, la hora de comer es un campo de batalla en el que los niños dominan el terreno.

Según la pediatra Su Laurent, es necesario discernir los caprichos y la mala conducta alimentaria, de los trastornos de la conducta alimentaria, aunque son niños muy pequeños son suficientemente capaces de salirse con la suya y disfrutar de las comidas que más les apetecen. La conclusión es que los niños empiezan a manipular a los padres desde una edad muy temprana, algo que no beneficia en absoluto a ninguna de las dos partes, padres e hijos.

Su Laurent afirma que algunos padres creen decididamente que sus bebés sufren algún tipo de problema alimentario y las palabras de los especialistas no les convencen, resulta difícil reconocer que simplemente se trata de una falta educación alimentaria. La hora de comer es un campo de batalla en el que la contienda se podría prolongar durante horas, se intenta distraer al niño, se realiza un pulso de poder a ver quién aguanta más… al final algunos padres terminan cediendo con tal de que sus hijos se coman y les ofrecen aquello que más le gusta.

Esto es un problema que termina derivando en otros problemas, sobrepeso y obesidad, carencia de nutrientes para un desarrollo adecuado, aparición de determinadas enfermedades nutricionales, etc. La especialista propone seguir unos principios básicos para lograr que la hora de comer deje de ser un campo de batalla y se logre que los niños se alimenten adecuadamente, recordemos por ejemplo que una buena alimentación en la infancia permite aumentar la inteligencia en estado adulto.

Que la hora de la comida sea entretenida, comer siempre que sea posible en familia, no obligar a los niños a comer determinados alimentos, ya que desarrollan una gran capacidad para cerrar la mandíbula, se niegan a tragar o hacer arcadas y vomitar. Permitir que sea el niño el que se alimente aunque sea con las manos y ensuciando, a la hora de comer es preferible ofrecerle un plato de comida sana, aunque sea poca cantidad y tras 15 minutos, retirar el plato incluso si no ha comido nada y no darle ningún tentempié antes de la siguiente comida.

Cuando el niño pruebe un alimento nuevo hay que expresar alegría y satisfacción, pero si no lo prueba, no hay que enfadarse. También habría que decir que cada niño es un mundo y que los métodos para que coman no funcionan por igual. De la alimentación infantil y de cómo los padres podemos lograr que nuestros hijos coman todo tipo de alimentos, hay mucho que hablar.

Vía | BBC
Foto | Left Hand

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...