¿Los suplementos probióticos no previenen infecciones en los bebés?

Según los resultados de una investigación danesa, los suplementos probióticos no previenen infecciones en los bebés que están en una guardería. Sin embargo, este resultado se puede cuestionar, ya que muchos de los bebés participantes en el estudio tomaban lactancia materna, siendo la lactancia muy superior a los suplementos a la hora de proteger al bebé, por lo que los efectos beneficiosos de los probióticos no se podrían apreciar.

beneficios de los probióticos

Se han realizado varios estudios sobre los suplementos probióticos cuyos resultados han apuntado que son beneficiosos, pueden proteger a las futuras madres y a los bebés de infecciones, se reduce el riesgo de cólicos o el riesgo de alergias en los pequeños, etc. Hoy conocemos una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), en la que se concluye que los suplementos probióticos no previenen infecciones en los bebés que están en una guardería.

Según los investigadores, estos suplementos no evitarán que los bebés sufran una infección del tracto digestivo, un resfriado u otras enfermedades habituales que se suelen coger en las guarderías. El resultado de este trabajo contradice los obtenidos en estudios anteriores en los que se concluía que los bebés que iban a la guardería tenían una mayor protección de la salud si tomaban suplementos probióticos.

De todos modos hay que destacar que los propios investigadores apuntan algunos puntos que habría que aclarar, como que muchos de los bebes que participaron en el estudio tomaban lactancia materna, alimentación que contribuye en la protección frente a determinadas enfermedades e infecciones. De tal modo que, si toman lactancia materna y además probióticos, no se podrán apreciar los efectos protectores que en teoría ofrecen los suplementos.

En la investigación participaron 290 bebés con edades comprendidas entre 8 y 14 meses que iban a la guardería, estos se dividieron aleatoriamente en dos grupos para recibir diariamente un suplemento probiótico formado por las cepas Bifidobacterium Animalis Bb12 y Lactobacillus rhamnosus, o un placebo durante un periodo de seis meses. Se pretendía analizar si el grupo que tomaba el suplemento experimentaba una reducción del riesgo de sufrir diversas enfermedades que se suelen contraer en la guardería, como son las infecciones respiratorias o gastrointestinales.

El grupo que tomó el suplemento no experimentó una reducción del riesgo de sufrir infecciones, analizando con más detalle los resultados, se consideró que la lactancia materna podría haber eclipsado los efectos protectores que en teoría ofrecen los probióticos. Esto lleva, además, a otra conclusión, que como protección y garantía de un adecuado desarrollo del sistema inmunológico de los bebés, es más efectiva la lactancia materna.

Estos resultados no quieren decir que los probióticos no sean beneficiosos, simplemente que son menos beneficiosos que la leche materna, por lo que sería interesante realizar el mismo estudio con bebés que no fueran amamantados, entonces si se podría determinar el efecto protector de los probióticos en un espacio donde existe mayor riesgo de sufrir infecciones, como es el caso de la guardería.

En definitiva, será necesario esperar al desarrollo de una nueva investigación para conocer el alcance protector de los probióticos en ausencia de la lactancia materna. Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Foto | Shannon Sorensen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...