Los suplementos de ácidos grasos omega-3 aumentan la agudeza visual en los niños

Un metaanálisis determina que los suplementos de ácidos grasos omega-3 tomados durante el embarazo y proporcionado a los bebés nacidos a término o prematuros, mejoran la agudeza visual de los pequeños de forma significativa. Además, se han registrado algunas variaciones en la mejora del desarrollo mental y psicomotor, aunque en este caso no es algo tan evidente como los resultados de la agudeza visual.

Visión del bebé

Según los resultados de una investigación publicada en la revista científica The Journal of Nutrition y llevada a cabo por expertos de la Universidad de Tuffs, la Universidad de Michigan, la Facultad de Medicina y la Escuela de Medicina Pública de Harvard TH Chan, los suplementos de ácidos grasos omega-3 aumentan la agudeza visual en los niños, además del desarrollo mental y psicomotor.

La investigación es un metaanálisis en el que se han revisado 38 ensayos en los que se incluía la suplementación con ácidos grasos omega-3 en la dieta de madres, bebés nacidos a término y bebés prematuros, sumando un total de 5.541 participantes. Los resultados mostraron que los bebés prematuros que tomaron suplementos de omega-3 tuvieron un mejor índice de desarrollo mental y una mayor agudeza visual, algo que también experimentaron los bebés nacidos a término. Otro resultado que se destaca es que las madres que tomaron el suplemento durante el embarazo tuvieron bebés con una mejor agudeza visual aunque no de forma tan notable como con la suplementación directa en los bebés.

Los expertos determinan que los mayores beneficios son para los bebés prematuros, los datos del metaanálisis demuestran sobre todo el beneficio de la agudeza visual gracias a la suplementación de omega-3. Algunos expertos responsables de estructurar las directrices y regulaciones dietéticas consideran que son datos que deben tenerse en cuenta y debatirse en el próximo Comité Asesor de Directrices Alimentarias de Estados Unidos, para que se incluya el suplemento en la guía de pautas dietéticas que se elaborará en 2020, recomendando que se administre el suplemento a los bebés desde su nacimiento y hasta los 2 años de edad.

Los investigadores explican que los resultados obtenidos del suplemento en relación al índice de desarrollo mental no fueron tan evidentes y no se registraron efectos significativos en el cociente intelectual de los niños, aunque sí fueron notables en relación al desarrollo psicomotor y a la agudeza visual, por lo que respaldan la idea de que el suplemento se debe tomar durante el embarazo y posteriormente se le ha de administrar a los bebés durante los primeros 24 meses de vida.

Sobre las limitaciones que tiene este metaanálisis, los expertos destacan que no se realizó en la mayoría de los estudios analizados una medición de los niveles de ácidos grasos omega-3 al iniciar el periodo de estudio, es decir, no se registraron los valores iniciales, un error por parte de quienes realizaron los estudios, pero que no resta valor a las conclusiones que se han obtenido. Por ello, se considera necesario que cualquier estudio que se realice en un futuro sobre el omega-3, los investigadores evalúen su estado basal, así como el estado después de haberse administrado los suplementos.

Con este tipo de datos, los resultados son más fáciles de interpretar y se eliminan preguntas sobre la suplementación, como si la cantidad era o no la adecuada. En todo caso es evidente que los suplementos de ácidos grasos omega-3 mejoran la agudeza visual de los niños, previniendo problemas en la salud de la visión. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en The Journal of Nutrition.

Foto | Upsilon Andromedae

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...