Los seres humanos comparten patrones lingüísticos desde el nacimiento

Una investigación determina que los seres humanos comparten patrones lingüísticos desde el nacimiento, algunas sílabas comunes en el lenguaje son más fáciles de percibir por los bebés que las que se consideran extrañas y poco frecuentes.

Aprendizaje del lenguaje

Un estudio desarrollado por investigadores de distintos países (Italia, Chile, Estados Unidos y Francia) concluye que el cerebro de los bebés reconocen con mucha más facilidad las sílabas más comunes del lenguaje, es decir, aquellas construcciones sonoras que se pueden considerar más universales que las que son extrañas, lo que lleva a la conclusión de que los seres humanos comparten patrones lingüísticos desde el nacimiento. La investigación tenía como finalidad determinar si las estructuras silábicas se han formado por procesos culturales o por las limitaciones del lenguaje más innatas.

Los investigadores han examinado si algunos precursores de las preferencias por las sílabas más comunes, estaban presentes en la vida temprana mediante el análisis de las respuestas del cerebro de los recién nacidos. Parece ser que a pesar de tener poca o ninguna experiencia lingüística, los bebés reaccionaban a determinadas sílabas muy comunes del lenguaje de una manera consciente.

Se monitorizó la actividad cerebral de 72 recién nacidos con una técnica denominada espectroscopia de infrarrojo cercano, en un periodo máximo de cinco días y en aquellos momentos en los que los bebés escuchaban varios tipos de sílabas de tipo universal y extrañas. La espectroscopia se encargó de medir el flujo de oxígeno hacia el lóbulo temporal (conocida como corteza primaria de la audición) y hacia las áreas perisilvianas de los dos hemisferios del cerebro, estas áreas transforman las representaciones neurales de las sílabas en secuencias articulatorias que se pueden expresar en forma de lenguaje hablado, esta es una de las conclusiones que se obtuvieron en estudios anteriores relacionados con la adquisición del lenguaje.

La monitorización mostró que la concentración de oxígeno se reducía en estas zonas cuando los bebés escuchaban las sílabas más comunes. Como ejemplo tomaron las sílabas comunes como blif y extrañas o nada comunes como bdif y lbif. Los expertos indican que el grado de experiencia lingüística no explica por qué determinadas palabras y sílabas son más frecuentes que otras, comentan que cuando un bebé se encuentra en el interior del vientre materno es como si tratase de escuchar una conversación en una habitación ruidosa que además tiene paredes de por medio, en este entorno se distingue el ritmo del que habla, las entonaciones y las emociones, pero no se puede distinguir lo que dice cada persona, lo que sería otra prueba más de que los patrones lingüísticos están instaurados desde el nacimiento.

Según leemos aquí, los expertos concluyen que los diferentes lenguajes parecen compartir las mismas restricciones fonéticas, apuntan que existe un patrón de construcción silábica universal que se rige por el Sonority Sequencing Principle, rama de la fonología que pretende esbozar la estructura de una sílaba en términos de sonoridad. Una de las preguntas que se hacen es si el lenguaje nace o se hace, al respecto existe un gran debate en base al conocimiento lingüístico y si este es innato y común en los seres humanos. Con este estudio se determina que se comparten determinadas tendencias con el lenguaje desde el nacimiento, sin embargo, parece evidente que queda mucho por investigar para determinar la base de los patrones lingüísticos comunes en los seres humanos desde el nacimiento.

Es un tema interesante que nos permite profundizar en cómo funciona el mecanismo de la adquisición del lenguaje, a través de este artículo de la revista científica PNAS, podréis conocer más detalles sobre este estudio.

Foto | Storyvillegirl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...