Los riesgos del Bisfenol A

El Bisfenol A o BPA es un componente químico que se encuentra en el chupetes o biberones, así como plásticos y latas. En el caso de los biberones, el BPA se contiene en el policarbonato del que la mayoría de ellos están hechos. Al calentarse este material, el BPA se desprende, adheriéndose a los alimentos. Los estudios todavía están en fase de experimentación, pero mejor prevenir a tu hijo de posibles componenes químicos.

El sistema endocrino podría verse afectado, según apuntan los estudios

Hace muy poco te hablábamos de los requisitos que debe cumplir un chupete para adecuarse convenientemente a los requerimientos de tu hijo. Entre nuestros consejos, te decíamos que huyeses del componente Bisfenol A, que comporta altos riesgos para la salud del niño. Hoy queremos contarte qué es y por qué es tan peligroso. El Bisfenol o BPA está más presente de lo que creemos y no existe una legislación que lo controle. Se suele utilizar para chupetes y biberones, pero también en plásticos comunes y latas de conserva. En el caso de los biberones, el BPA está contenido en el policarbonato con el que éstos se fabrican.

Sin embargo, el riesgo se manifiesta tan solo cuando calentamos el biberón. Al subir las temperatura del policarbonato, las partículas del Bisfenol A de se desprende, adheriéndose a los alimentos y entrando, por lo tanto, en el cuerpo del bebé. Existen en el mercado biberones y chupetes que no contienen BPA, así que no te preocupes. Una de las mejores alternativas es el cristal, el material más fiable. No obstante muchas veces lo rechazamos por los evidentes riesgos de rotura. Actualmente puedes encontrar en las tiendas especializadas unos protectores de plástico sin componentes químicos. Son muy útiles ya que evitan que el cristal se rompa, son extraíbles y se pueden lavar en el lavavajillas.

Biberones de cristal con protectores

Volviendo al Bisfenol, en España ya se han comenzado a realizar estudios que empiezan a lanzar hipótesis sobre los efectos y los riesgos de este componente químico. En un artículo publicado por la revista XLSemanal se recogen las declaraciones del experto Ángel Nadal, director de la Unidad de Fisiología Celular y Nutrición del Instituto de Bioingeniería de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante). Nadal lleva más de diez años experimentando con los efectos del Bisfenol sobre los animales y ahora amplía el campo de hipótesis hacia los seres humanos. Entre los riesgos que ha observado en ratas y ratones despunta el desequilibrio manifiesto del sistema endocrino.

Evita los juguetes de plástico que puedan contener BPA

Pero hay más. Nadal apunta a que el BPA incide en las hormonas del desarrollo, pudiendo estimular la pubertad precoz. Por otro lado, se observan efectos contrarios relacionados con la fertilidad, los adipocitos o células de la grasa… e incluso alteraciones precancerosas en las células o alteraciones de la conducta. Estos estudios todavía están en fase de experimentación, pero como mejor es prevenir que curar, aleja a tu hijo de cualquier componente químico que pueda comportar riesgos para su salud. Y también puede ser conveniente que nosotros, los adultos, tengamos cuidado con el BPA en plásticos y latas.

Bebé por Jérôme en Flickr

Patito de goma por xornalcerto en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...