¿Los purés comerciales son similares a los purés caseros?

Alimentación infantil

Un estudio conjunto realizado por el Servicio de Pediatría del Hospital La Fe de Valencia, el Departamento de Tecnología de los Alimentos, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Murcia y el Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, concluye que, los purés comerciales son similares a los purés caseros, ambos cuentan con un perfil nutricional similar y se enmarca en los valores recomendados de la alimentación infantil. Seguramente más de un lector se sorprenderá con esta conclusión, es un estudio que contrasta con el que realizaron los expertos del Centro de Asistencia Primaria de Amadeu Torner de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), en este caso se concluía que los purés caseros eran mejores que los purés industriales.

A partir de los 4 o 6 meses de edad la lactancia materna se complementa con la introducción de nuevos alimentos sólidos, en este caso purés o papillas. Este tipo de alimentos aportan nutrientes necesarios para satisfacer las necesidades energéticas diarias y para el buen desarrollo de los pequeños. Algunos padres prefieren preparar ellos mismos los purés, ya que tienen un completo control de la calidad de los alimentos y además son papillas preparadas al instante que ofrecen su máxima expresión organoléptica. Otros en cambio, por falta de tiempo, por economía, por la rapidez que supone poder alimentar al bebé u otras cuestiones, optan por los purés preparados. No es algo que sorprenda, la comida preparada prolifera entre los adultos, algo que también es secundado en el mundo de la infancia.

Precisamente en el artículo de Sinc se destaca que los purés industriales listos para ser consumidos gozan de gran popularidad por la falta de tiempo, lamentable no poder disponer de tiempo para alimentar al bebé con alimentos frescos, naturales y acabados de preparar, pero la nula conciliación laboral y familiar obliga a ello en muchas ocasiones.

En el estudio se realizó una comparativa del perfil nutricional de tres purés pertenecientes a tres marcas diferentes, con el que ofrecía un puré casero. Los resultados son determinantes para los investigadores, no existen diferencias relevantes, pero además se añade que en el caso de los purés industriales, el alimento es más homogéneo y cuenta con un acabado mucho más controlado. Si en el estudio no hubiera estado presente el Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, la credibilidad quizá sería mayor. Por cierto, recomendamos leer el post Algunos purés industriales son peores que la comida basura.

Volvemos a remitirnos al estudio de los expertos del Centro de Asistencia Primaria de Amadeu Torner de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), en sus datos se concluía que los purés industriales aportaban hasta un 40% menos de contenido nutricional y energético que los purés caseros, ¿cómo se puede producir tal disparidad de resultados? Cada lector podrá sacar sus conclusiones.

Los investigadores argumentan además el riesgo de que en los purés caseros, a la hora de prepararlos se añada demasiada sal, algo que según indican no se produce en los purés industriales. El riesgo no es algo que pueda medirse con precisión, también se puede argumentar un riesgo en la elaboración de los purés o preparados industriales, en varias ocasiones hemos podido conocer alertas para retirar determinados lotes de alimentos para bebés que presentan riesgos para la salud. No nos parece un estudio muy objetivo, personalmente seguiremos apostando por la alimentación preparada en casa con productos que nosotros mismos vamos a elegir y con la seguridad de que serán frescos y ofrecerán un inmejorable sabor. Las papillas preparadas son un buen recurso para momentos puntuales, pero no como tónica habitual.

Foto | Moonfall

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...