Los probióticos pueden reducir los problemas graves de salud en bebés muy prematuros

Una revisión de la literatura científica sobre los beneficios de los probióticos en bebés, muestra que además de reducir el riesgo de muerte por enterocolitis necrotizante, también pueden reducir los problemas graves de salud en bebés muy prematuros, de menos de 32 semanas de gestación.

Lactobacillus reuteri DSM 17938 ( L. reuteri Protectis)

El año pasado hablábamos de una investigación italiana que ponía de manifiesto que los probióticos, y concretamente la cepa probiótica del Lactobacillus reuteri DSM 17938 (L. reuteri Protectis), era muy beneficiosa para los bebés, reduciendo el riesgo de cólico, reflujo gastroesofágico y estreñimiento. En otras investigaciones se ha constatado que reducen el riesgo de alergias, o que pueden evitar la muerte de los bebés prematuros que sufren enterocolitis necrotizante.

Lo cierto es que existe mucha literatura científica sobre los beneficios de los probióticos en los bebés. Pues bien, hoy conocemos una revisión de los estudios sobre los beneficios de los probióticos en la que se concluye que pueden reducir los problemas graves de salud en bebés muy prematuros. La revisión se ha centrado en el impacto y beneficios del Lactobacillus reuteri, además de reducir la muerte del bebé por enterocolitis necrotizante, también contribuye a la reducción del riesgo de infecciones sanguíneas bacterianas como la meningitis o la neumonía.

Esta revisión constata los enormes beneficios de los probióticos y concretamente del Lactobacillus reuteri, lo que muestra que hay que seguir investigando sobre los efectos de los probióticos en los recién nacidos prematuros. Según esta revisión, la enterocolitis necrotizante tiene una tasa de mortalidad de un 25% en bebés muy prematuros (32 semanas de gestación), además provoca sepsis recurrente, deterioro neurológico a largo plazo, la necesidad de practicar cirugías peligrosas, etc. En bebés de menos de 28 semanas de gestación, la mortalidad por esta enfermedad se eleva al 45% y en este caso es necesaria una intervención quirúrgica para intentar poner freno a la enfermedad.

En la investigación se revisaron seis ensayos controlados y dos ensayos también controlados pero no aleatorios, en todos los casos el Lactobacillus reuteri jugó un papel muy importante en la tasa de recuperación y supervivencia de los bebés muy prematuros, se constató una mejora significativa de la incidencia de la enterocolitis necrotizante, también se certificó que no se produjeron efectos adversos con la suplementación administrada a través de la alimentación enteral, alimentación que se suministra a los bebés por medio de una sonda para proporcionar los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Según los resultados de la revisión, optimizar la nutrición enteral y equilibrar el riesgo de que se sufra una enfermedad potencialmente mortal como la enterocolitis necrotizante en recién nacidos muy prematuros ha resultado una tarea difícil, así lo comentan los expertos australianos de la Universidad Western, del Hospital King Edward Memorial y del Hospital Infantil Princess Margaret.

Ahora se baraja la posibilidad de realizar nuevos ensayos aleatorios a mayor escala para poder confirmar los resultados que se han obtenido, posiblemente tras ratificar los resultados se siga trabajando para conocer todo lo que puede ofrecer la cepa probiótica para prevenir y mejorar la salud ante otro tipo de problemas que pueden sufrir los bebés muy prematuros. La investigación se ha publicado en la revista científica JPEN (Journal of Parenteral and Enteral Nutrition), a través de este artículo podréis conocer todos los detalles.

Foto | Cesar Rincón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...