Los probióticos pueden mejorar el control del asma en los bebés

Un metaanálisis de diferentes estudios sobre probióticos y asma, concluye que los probióticos pueden mejorar el control del asma en los bebés, pero no pueden prevenir la enfermedad. De todos modos, los resultados no son del todo concluyentes y será necesario llevar a cabo nuevas investigaciones.

Tratamiento del asma infantil

Se han realizado muchos estudios sobre el efecto de los probióticos administrados a bebés en diferentes ámbitos de la salud, en el desarrollo y crecimiento, en la prevención de determinadas enfermedades, su uso como suplemento que favorece la efectividad de otras terapias, como la inmunoterapia oral, etc. Sobre la efectividad de los probióticos para prevenir el asma o las sibilancias, varios estudios han constatado que no son eficaces, sin embargo, sí pueden mejorar el control del asma en los bebés.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores chinos de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Shandong, tras realizar una revisión de 12 ensayos controlados aleatoriamente, en los que se investigó el efecto de los probióticos en la prevención del asma. Los expertos también analizaron otras seis revisiones sistemáticas sobre el mismo tema, todo el material científico procedía de varias revistas científicas reconocidas a nivel internacional, como PubMed, Embase y Cochrane Library.

De los 12 ensayos, cinco proporcionaron probióticos a bebés lactantes, uno a madres embarazadas, y los seis restantes a madres y lactantes, en total se estudiaron y analizaron los datos de 3.937 participantes. La razón de que se tuvieran en cuenta estudios con madres embarazadas, se debía a que algunos estudios apuntaban que la suplementación con probióticos en el embarazo proporcionaba beneficios de salud a los bebés.

Los estudios analizados se desarrollaron en un marco de tiempo de entre tres y ocho años, y uno de los principales parámetros estudiados era la prevalencia del asma. También se analizaron las diferentes cepas probióticas que se utilizaron en los ensayos, lactobacillus acidophilus, lactobacillus reuteri, lactobacillus rhamnosus, lactobacillus paracasei y bifidobacterium longum. Se puede decir que se trata de una revisión metódica con mucho material de investigación, que ha permitido sacar conclusiones sobre el efecto del suplemento en los bebés.

Tras la revisión, se constató que la suplementación con probióticos no se asociaba significativamente con un menor riesgo de asma en los bebés, algo que ya se había corroborado en otros metaanálisis que se han realizado. Sin embargo y hablando del tratamiento del asma, la revisión científica encontró que la suplementación con probióticos puede mejorar los resultados de la prueba de control del asma infantil, aunque también hay que decir que esto sólo se identificó en dos ensayos, por lo que quizá se podría hablar de resultados no concluyentes.

La revisión encontró que los probióticos podían mejorar la función pulmonar de quienes padecen asma, pero los expertos comentan que es necesario realizar más estudios para ratificar estos resultados. Quedan pendientes otros temas que investigar, como sus efectos para reducir el riesgo de ataque de asma agudo. Finalmente, hay que decir que la suplementación probiótica es generalmente segura y no tienen efectos secundarios importantes, este dato es interesante porque algunos estudios han advertido sobre el riesgo de abusar de este suplemento.

Podéis conocer todos los detalles del trabajo a través de este artículo publicado en la revista científica Acta Academiae Medicinae Sinica, y en la página oficial de la Universidad de Shandong.

Foto | Ana_Cotta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...