Los probióticos no previenen el asma infantil

Los alimentos probióticos ofrecen muchos beneficios para la salud, pero no son efectivos para prevenir el asma infantil, al menos así se concluye en una revisión realizada por investigadores de la Universidad de Alberta.

Alimentación para prevenir el asma

Está demostrado que el consumo de alimentos probióticos (alimentos que contienen microorganismos vivos), puede tener diferentes beneficios para la salud, sin embargo, el prevención del asma infantil no es uno de ellos, tal y como se ha apuntado en otras investigaciones científicas. Un ejemplo lo podemos ver aquí. Una profunda revisión realizada sobre 20 ensayos de diferentes países del mundo, en los que participaron más de 4.800 bebés, concluye que los probióticos no previenen el asma infantil.

Los investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) han encontrado que la diferencia entre los niños de madres que tomaron alimentos probióticos y de madres que no los tomaron durante el embarazo, apenas es apreciable en cuanto a la tasa de diagnóstico del asma en los niños. También se apunta que se obtiene el mismo resultado en lo que respecta a dar alimentos probióticos a los bebés durante el primer año de vida. Concretando un poco más, los expertos nos ofrecen los siguientes datos, se diagnosticaron un 11’2% de niños asmáticos que habían consumido este tipo de alimentos y un 10’2% de los niños que tomaron placebo, es decir, no se alimentaron con este tipo de alimentos.

Con estos resultados, para los investigadores es evidente el nulo efecto de los probióticos como alimento preventivo del asma, apuntan que no hay nada malo en este tipo de alimentos, pero no se pueden recomendar como parte de una estrategia preventiva para evitar la enfermedad. Además apuntan que esto no significa que no aporten otros beneficios para la salud, de hecho, existen evidencias científicas que determinan que son recomendables y beneficiosos para los bebés, especialmente si sufren algún tipo de afección intestinal. Otras investigaciones apuntan que también pueden prevenir el eczema o diferentes alergias. Dicho esto, queda claro que los alimentos probióticos son beneficiosos pero no previenen el asma infantil.

Volviendo a los datos del análisis realizado, en los 20 ensayos participaron 4.866 bebés cuyas madres recibieron alimentos probióticos o placebo durante el embarazo, posteriormente se procedió del mismo modo con los bebés, un grupo recibió estos alimentos y otro un placebo durante su primer año. De estos 20 ensayos, sólo cinco realizaron un seguimiento de los niños más allá de los 6 años de edad, el seguimiento medio en los ensayos fue de 24 meses. Hay que decir que no todas las investigaciones tenían como objetivo primario detectar el asma infantil.

Nueve ensayos con una participación de 3.257 neonatos contribuyeron con datos sobre el asma, estos niños se eligieron al azar para recibir o no probióticos. Los ensayos realizados hasta la fecha no han dado pruebas concluyentes que permitan recomendar estos alimentos para prevenir el asma en ningún caso. Como dato curioso que invita a desarrollar nuevas investigaciones, se apunta que en las madres que tomaron alimentos probióticos durante el embarazo, los niños tenían un mayor riesgo de sufrir infecciones en las vías respiratorias, lo mismo ocurría con los bebés que recibieron estos alimentos. Claro, que como hemos indicado, se deberán realizar nuevas investigaciones para poder establecer esta relación.

Podéis consultar los datos del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica British Medical Journal.

Foto| Mariusz Blach

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...