Los probióticos ayudan a los bebés prematuros a tener un microbioma normal

Un nuevo estudio demuestra que los probióticos ayudan a los bebés prematuros a tener un microbioma normal, evitando tener que ser tratados con antibióticos y logrando que su flora intestinal se asemeje a la de los bebés nacidos a término.

Beneficios de los probióticos en los bebés

Anteriormente hemos conocido diferentes estudios que muestran que los probióticos son beneficiosos para mejorar la salud intestinal de los bebés prematuros, pudiendo hacer frente a la enterocolitis necrotizante que pueden sufrir estos bebés y fortalecer su sistema inmune. Ahora, en una nueva investigación desarrollada por expertos del Quadram Institute, la Universidad de East Anglia y el Norfolk and Norwich University Hospital en Reino Unido, se concluye que los probióticos ayudan a los bebés prematuros a tener un microbioma normal, similar al que se desarrolla en bebés nacidos a término.

Según el estudio, determinadas cepas de bacterias probióticas Bifidobacterium y Lactobacillus administradas a los prematuros junto a la leche materna, favorecen el desarrollo de poblaciones bacterianas y una mejor salud intestinal, similar a la que tiene los bebés nacidos a término. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos de dos grupos de bebés, el primero formado por 101 bebés que recibieron en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) una suplementación del combinado probiótico antes mencionado, y el segundo lo formaban 133 bebés prematuros también ingresados en la UCIN, que no recibieron la suplementación.

Ambos grupos de bebés recibieron leche materna, sin embargo y según los datos, este alimento por sí sólo no fue suficiente para la estimulación del desarrollo de niveles normales de Bifidobacterium. Los expertos comentan que hasta la fecha este es uno de los estudios más grandes realizados sobre el tema, manifiesta que es un gran descubrimiento saber que esta combinación de probióticos beneficia de forma significativa a los bebés, de hecho, reduce las colonias bacterianas que son indeseables y que se asocian a diferentes infecciones que causan graves problemas en los bebés prematuros.

Los expertos dicen que los datos del estudio servirán en futuros ensayos clínicos y en las prácticas médicas para la configuración de la dieta y tratamiento de los bebés prematuros, en especial aquellos que tienen la flora bacteriana alterada y están en riesgo de sufrir distintos problemas de salud. Los investigadores explican que uno de cada nueve bebés nace antes de las 37 semanas de gestación, la mayoría nacen por cesárea, y en comparación con los que nacen a término, los prematuros tienen un sistema inmunológico subdesarrollado, por lo que en la UCIN reciben diferentes tratamientos a base de antibióticos que resultan poco beneficiosos para el desarrollo del microbioma intestinal.

Recordemos que en varias ocasiones hemos hablado de la flora bacteriana que habita en el sistema digestivo, su alteración causa problemas de salud graves como la enterocolitis necrotizante, además, otros estudios también han asociado la alteración con un mayor riesgo de que los bebés desarrollen asma en el futuro. Algunos hospitales infantiles ya utilizan los tratamientos a base de probióticos con los bebés prematuros, pero la mayoría no lo hacen y los expertos creen que esto debe cambiar sabiendo que existe mucha evidencia científica de los beneficios que ofrecen estos suplementos.

Junto a los datos del estudio, se han proporcionado sugerencias e información para llevar a cabo nuevos ensayos que se centran en las prácticas clínicas de las UCIN, así como estudios de intervención en este segmento poblacional de riesgo. Cierto es que la leche materna es el mejor alimento del mundo, pero también sabemos que los recién nacidos reciben bacterias beneficiosas de la madre cuando nacen de forma natural, bacterias que no reciben si nacen por cesárea, lo que provoca esa alteración de la flora que la leche materna por sí sola parece que no puede solucionar.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Cell Reports Medicina.

Foto | Cesar Rincón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...